Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/216422

Covid-19: lo mejor es mantener la cautela

Por primera vez, después de mucho tiempo, no se registraron nuevos contagios ni fallecidos por Covid-19 en la provincia. La buena noticia, sin embargo, debe ser tomada con mucha cautela ya que el virus todavía está presente y ha demostrado ser muy imprevisible. De hecho, la Organización Mundial de la Salud pidió actuar con prudencia y mantener la vigilancia epidemiológica.

Que la curva de contagios muestre un marcado descenso es, sin dudas, una muy buena noticia. Después de tantas tensiones provocadas por el virus al sistema de salud, todo parece indicar que se retoma el ritmo habitual previo a la pandemia, dando un respiro al personal de centros de salud, hospitales, sanatorios y clínicas que trabajaron sin pausas desde que comenzó la pandemia. Pero sería un error creer que el patógeno que generó todo se extinguió. La información que confirma que en la provincia la ocupación de camas de terapia intensiva es la más baja desde el fin de la segunda ola, en noviembre del 2021, debe alentar a toda la sociedad a seguir con los cuidados que son bien conocidos.

Para algunos expertos, en caso de producirse una próxima ola de Covid 19 en el país y la región es muy probable que tenga características similares a las de un pico estacional de gripe. Para otros, en cambio, no está dicha la última palabra con el Sars Cov 2, un virus que ha demostrado ser impredecible. En ese sentido, se debe tener en cuenta que -a diferencia de lo que ocurre por estas latitudes con la reducción de contagios- en el Reino Unido, por ejemplo, en la última semana se registró un promedio de 79.573 casos diarios de Covid-19; y si bien los hospitales británicos aseguran que no se encuentran bajo la misma presión que tuvieron en olas de Covid-19 anteriores, lo más conveniente sería seguir de cerca cómo evoluciona la pandemia en el hemisferio norte y también en los países de nuestra región.

En un artículo publicado en The Guardian, la directora de la Unidad de Investigación Clínica Operativa del University College de Londres, Christina Pagel, sintetizó muy bien la situación en el Reino Unido. "Estamos viviendo dos realidades: una en la que la gente ha vuelto a vivir la vida como si el Covid hubiera terminado, y otra en la que nos acercamos a niveles récord de contagios", dijo. "La pandemia ha cambiado, pero la idea de que se acabó es falsa", sostuvo la investigadora especializada en análisis de datos y modelos matemáticos aplicados a temas de atención médica.

Por otra parte, la Organización Mundial para la Salud observó que aunque los síntomas de los contagiados con la variante ómicron son menores, hay países en que los casos de Covid-19 lejos de disminuir se siguen multiplicando.

"Hacemos un llamamiento a todos los países para que protejan a su población utilizando todas las herramientas disponibles. No solo con las vacunas. Es prematuro para cualquier país rendirse o declarar la victoria. Este virus es peligroso y sigue evolucionando ante nuestros ojos", advirtió el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Si se repasa la opinión de expertos de distintos países, se tiene que para la mayoría lo más probable que ocurra es que el Sars Cov 2 siga circulando por el mundo y que, como otros patógenos, finalmente se convierta en un virus estacional. El problema es que nadie puede señalar con precisión en qué momento terminará la pandemia y cuándo se podrá decir que se ingresó en la etapa estacional del virus. En estos momentos, la principal preocupación de la OMS es que se produzca un relajamiento de las medidas de prevención en la mayoría de los países y que eso facilite la aparición de nuevas variantes del coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave, o Sars-Cov-2. Por esa razón, advierten los que saben, es fundamental que la comunidad mantenga todos los cuidados.

Como bien señaló hace pocos días la Organización Panamericana de la Salud, todos queremos que la pandemia termine, pero el optimismo en sí mismo no es la mejor herramienta para controlar el virus.

Es importante que no se baje la guardia y se siga con mucha atención la evolución de la situación sanitaria.