Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/216257

CARTAS DE LECTORES

La Plaza Misteriosa del Nunca Más

Señor director de NORTE:
Este título parecería ser más para una serie de Netflix… pero le falta violencia y suspenso. La cosa es así: existía un pueblo que tenía una bella plaza central con árboles casi centenarios y una historia con letra de tango como la siguiente: Ya nunca me verás como me vieras recostado en tu arboleda disfrutándote.

Ya nunca más me veras como me vieras en un agosto trotando por tu vereda bajo los lapachos en flor, ya nunca más ver gente linda sentados en sus pintorescos bancos de madera con su respectivo respaldo y no los incómodos de hormigón anti vandalismo.

Nunca más solo el recuerdo donde comienzan los primeros encuentros de escultura de una fundación llamada Urunday y nunca más tantas cosas que usted sabrá recordar como parte de nuestras románticas vidas se irá con esta pintoresca y bella plaza.

Plaza 25 de Mayo.

Por otro lado, nuestros niños —hoy adultos— jugaron en sus hamacas y toboganes. ¿Quién no se tomó un descanso recostado en su césped una tarde de 40 grados?
Hoy hay un vallado exterior con florcitas pintadas, nadie sabe por qué hay que ocultar al pueblo qué es lo que se va hacer y esto da lugar a pensar en las cosas más descabelladas, se habla de una pista de karting… ¿será cierto?

Pero nadie sabe cuál es el equipo de arquitectos y ambientalistas que se suponen asesoraron a los municipales, que con sus tractores y retroexcavadoras comienzan, ahora supuestamente el festival de San Hormigón Armado… pues los adoradores del Dios del Cemento están preparando a sus fieles al encuentro en la arena con la Diosa Cal. Y la pregunta del millón es si la hermosa histórica arboleda será respetada.

Algunos creen haber visto a la noche como unos personajes oscuros vestidos de negro con motosierras y machetes acercándose peligrosamente a unos árboles centenarios. ¿Será verdad?

El problema de todo esto hace pensar o temer lo peor, no debería ser ocultada su reforma, como dije anteriormente, con un vallado de madera exterior de tres metros de alto, que lo hace temer a uno de lo que vendrá. No lo sabemos. Misterio total.

Por otro lado, a alguien se le ocurrió ir a una carpintería y averiguar cuánto sale el metro cuadrado de esa madera de una pulgada de pino nacional, y vio que son varios millones de pesos, que luego de finalizado el trabajo será seguro patrimonio de la humanidad… ¿o de los avivados? No sé.

Por eso, una forma de alejar las sospechas acerca de qué va a pasar con nuestra querida plaza —que es un misterio total—, esta incógnita se revelaría si se publicitara a través de los medios de comunicación el plano del proyecto con sus respectivas aclaraciones; y entonces todos vamos a dormir tranquis, sin fantasmas depredadores del ambiente y la ecología. Si no, tendremos que marchar como French y Beruti con una escarapela verde y blanca al grito de "el pueblo quiere saber de qué se trata".

Por lo tanto, propongo que se hagan reuniones o asambleas donde el pueblo, verdadero dueño de su plaza, discuta y proponga sus reformas, y no que lo resuelva un iluminado intendente —transitorio como un ave de paso—, a quien, por otro lado, las malas lenguas acusaron de que cuando se le presentó un petitorio firmado por más de cien ciudadanos, entre artistas y escritores, se lo escuchó decir "No me importan estos, no son los que me votan a mí". ¿Será cierto?… no creo porque un gobierno peronista no puede dejar de escuchar a su pueblo.

No seamos políticos hipoacúsicos (o sea, sordos), escuchemos a todos los vecinos, también a ambientalistas, paisajistas y arquitectos comprometidos con la ecología y el ambiente… ¡Se hará justicia! ¡Qué jorobar!


ADRIÁN PABLO SORRENTINO
DNI 7.765.484
RESISTENCIA