Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/216223

Producir, ser mujer, y emprender la defensa del campo

Mariela Kasko, productora ganadera chaqueña, con todas las energías puestas en llevar en alto la producción primaria, más allá de las inexplicables trabas que se imponen desde los gobiernos.

La dirigente, presidente de la Sociedad Rural de Villa Berthet, fue electa recientemente titular de la Chafor, y habló con NORTE RURAL de sus desafíos.

VILLA BERTHET (Por Hipólito Ruiz). Tiene 50 años y un hijo de 13 años de quien dice "es lo más importante que tengo" y por quien hago lo que hago, sin descanso, esperando que tenga un futuro prometedor en esta Argentina hermosa".

Su pasión es el campo y cada día “es un desafío, y mantener en alto las banderas de la producción que levantó mi familia es el motor que me mueve”, dice Kasko, rodeada de sus colaboradores en el campo de Villa Berthet.

Mariela Kasko es "nacida y malcriada en Villa Berthet", ausente por varios años, y hace casi 14 que se instaló, definitivamente, a vivir en el campo".

Es la primera mujer en llegar a la conducción de esta entidad. "Estoy para trabajar, para acompañar, no para hacer discursos ni sacarme fotos", advirtió de entrada.

La productora cuenta a NORTE RURAL que  actualmente hace ganadería, y se inclina por la raza Braford. "Siempre digo en tono de broma que me gusta renegar porque es una raza de cruza, para mí, y siempre lo digo que es una forma de expresión artística esta raza".

Su padre, Alejandro Kasko, fue un gran trabajador del sector del campo.  "Se dedicaba básicamente a la agricultura para esa época, que era toda una novedad,  de 1996 a 1998, se arriesgó a ir Santiago del Estero a sembrar tres mil hectáreas de algodón", cuenta.

“El norte no es pobre, ni el Chaco es pobre, yo digo que mi provincia es rica, tiene agricultura, ganadería, horticultura y hasta peces tenemos”, expresa enfáticamente la flamante titular de Chafor.

"El amor de mi papá era el algodón,  decía que es una planta noble, que nunca abandona el productor, que como sea siempre algo daba e lamentablemente malas políticas de aquella época y el clima que no acompañó porque nuestro socio indeclinablemente es el clima", dice, para luego recordar que su estado de salud con el correr de los años se fue deteriorando, como también su economía, y luego tuvimos que empezar de nuevo".

Dice que su madre, a la que la llamaban "La Dora", acompañó en todo momento a su padre y aprendió de ella la fuerza, la valentía y la lucha por un futuro mejor, como también de su hermano.

"Pero él se cansó de trabajar para otros, decía, porque los impuestos son cada vez más altos, y cambió de actividad", recuerda.

PRESIÓN IMPOSITIVA

El mensaje coincidente del sector productor de alimentos es que cuando se aplican medidas que limitan la libre comercialización, "para lo único que sirven es para desalentar al sector". "Está probado que casi el cincuenta por ciento del valor de la carne son impuestos. El campo paga 167 clases de tributos, entre los nacionales, provinciales y municipales; en los últimos 17 meses se modificaron 21 leyes tributarias, siempre cambiando los índices hacia arriba y nos manejamos con miles de disposiciones administrativas que son inviables", detalló la presidente de la Sociedad Rural de Villa Berthet.

Mariela Kasko tiene 50 años y un hijo de 13 años de quien dice “es lo más importante que tengo” y por quien hago lo que hago”, señala.

La carne, en el período de congelamiento de las exportaciones, "no retrocedió en el precio para el consumidor, subiendo un diez por ciento por presión impositiva". "Tuvimos 17 aumentos de combustible y eso repercute en el precio del producto en las carnicerías", ejemplificó.

INFLACION DISFRAZADA

"La carne no es lo único que se incrementó, toda la canasta de alimentos tiene subas impagables y no los veo quejándose por eso. El tema siempre es la carne o el grano, es atacar al que produce", mencionó sin vueltas la productora berthense.

En sus apreciaciones, no deja pasar que "los sueldos en el país son muy bajos, no acompañaron el nivel inflacionario". "El valor de la carne no es alto, porque la proteína animal en Argentina es una de las cuatro más baratas del mundo, pero el problema en este país es el alto nivel inflacionario que los gobernantes no saben cómo frenar y la quieren disfrazar", afirmó. En este sentido, añadió que "el productor agropecuario no es formador de precios, es tomador de precios y si intervienen el mercado, como acostumbran, esto se desmadra y se perjudica el sector".

"Somos los olvidados del norte"

VILLA BERTHET. "Yo creo en el diálogo, siempre que sea con fundamento y sin cuchillos bajo el poncho, pero en ese tren, debemos decir que el norte argentino es el olvidado del país, mucho discurso, pero poca acción", le dice a NORTE RURAL.

"El norte no es pobre, ni el Chaco es pobre, yo digo que mi provincia es rica, tiene agricultura, ganadería, horticultura y hasta peces tenemos, tenemos árboles, tenemos madera, pero ¿por qué estamos mal?, ¿por qué no nos detenemos a mirar estas cosas y buscar respuestas y soluciones, no más llanto, ni críticas infundadas, pongámosnos a trabajar, señores", dice Mariela Kasko.

"El norte tiene que ser visto, el norte tiene que ser escuchado y esta es la idea de poder aportar desde nuestro puesto de  trabajo", señala la dirigente ruralista.