Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/215773

Ordenaron la captura de los entrenadores de fútbol acusados de abuso sexual

La Justicia cree que no tienen los recursos para esconderse por mucho tiempo. Se enfrentan a penas de más de 15 años de prisión.

Omar y Diego G. están juntos y escondidos en algún lugar. Al menos, eso cree la Justicia de Quilmes con respecto a los dos ex entrenadores de fútbol infantil, padre e hijo, acusados de grooming y abuso sexual con acceso carnal contra menores de entre 13 y 16 años. Esta mañana, el juez firmó el pedido de detención contra ambos basándose, principalmente, en los testimonios de las víctimas y en las capturas de los chats donde, a simple vista, se puede observar una situación de acoso grave.

Este miércoles se había sumado una denuncia de abuso sexual contra una menor y, en las últimas horas, otra madre se acercó a contar que su hija también fue violada.

Los chats que los inculpan.

La causa, que tiene como acusados a los dos ex entrenadores de las Inferiores de fútbol femenino de Argentino de Quilmes, comenzó la semana pasada. El jueves, una mujer difundió públicamente los chats que el mayor de los DT, Omar (53), tuvo con su hija de 13 años. "Estás más buena que comer dulce de leche con cuchara", decía uno de los mensajes. "¿Sabes qué imagen me quedó en la cabeza? Ese vestidito con el que fuiste a la cancha. ¿Tenias cola less?", le dice en otra de las conversaciones que mantenía con la nena.

A raíz de esta situación, aparecieron más casos similares y se formó una causa que lleva adelanta el fiscal Daniel Ichazo, de la UFI de Berazategui. La imputación en ese expediente, es de Grooming. Sin embargo, eso se agravó hace pocas horas. Es que, tal como adelantó Infobae, una mujer se acercó a la comisaria de la mujer local y denunció que su hija había sido abusada sexualmente.

El comunicado de Argentinos de Quilmes.

El relato que realizó la madre de la menor es escabroso. Contó que Diego G., el menor de los acusados, también es peluquero y que, la semana pasada, en ocasión del inicio de clases, el hombre estuvo en el barrio donde vive la víctima, en la zona del río, haciéndole trencitas a todas las nenas de la zona. La madre de la chica narró que, como se hizo tarde, le permitió al DT que se quedará a dormir, ya que lo conocían desde hacía algunos años. "Fue el peor error que cometí", le dijo ahora a Infobae.

Lo cierto es que, según cuenta en la denuncia policial que luego recibió el fiscal Ichazo, Diego G. aprovechó la noche para ingresar a la habitación de la menor y abusarla sexualmente. La nena pudo contarlo recién cuando el escándalo por los chats se había hecho público.

No es la única denuncia de abuso sexual que hay contra Omar y Diego G.. Esta mañana se sumó una nueva. Una joven de 21 años, identificada como M., se acercó a la comisaría para revelar que, cuando tenía 11 años, también fue abusada por Diego G.. La mujer dijo que durante muchos años él fue su cuñado, ya que el menor de los sospechosos estaba en pareja con su hermana.

Los chats que los inculpan.

Relató que, en varias oportunidades, el acusado se quedaba a dormir en la casa familiar, y que aprovechaba la madrugada para entrar en su habitación: "Lo hizo varias veces. Cuando se quedaba a dormir. Cuando mi hermana quedó embarazada, yo iba a ayudarla y, cuando me quedaba dormida, me abusaba. En ese momento, interpreté que si me quedaba despierta eso no pasaba, así que, directamente, pasaba toda la anoche sin dormir", recordó la víctima a este medio.

Esta última denuncia recayó en la fiscalía de Alejandro Ruggeri, que ya la está investigando y ordenó las primeras pericias a la víctima. Sin embargo, según fuentes judiciales, es muy probable que todo se centralice en el expediente del fiscal Ichazo, que es donde comenzó a investigarse a padre e hijo.

"Ayer (por el miércoles) la DDI de Quilmes los estuvo buscando todo el día para tenerlos ubicados y no los encontró. Por lo tanto, están considerados como prófugos de la Justicia", explicó una fuente judicial. A pesar de esto, los agentes de la Bonaerense destinados a la búsqueda creen que no están muy lejos. "No tienen logística ni recursos para escaparse. Va a ser fundamental la ayuda de los medios", dijeron.

Mientras tanto, en distintos grupos de Whatsapp empiezan a aparecer nuevas denuncias de padres que hablaron con sus hijos y prometen acercarse a la Justicia.

Fuente: Infobae.