Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/215634
LOS PRODUCTORES MEJORARON SU POSICIÓN

Disminuyó la brecha entre precios de origen y destino

Según el relevamiento de CAME en la frutihorticultura y la ganadería los consumidores pagaron 3,04 veces más de lo que abonaron al campo.

La brecha de precios para los 24 principales productos frutihortícolas y ganaderos que participan de la mesa familiar bajó a 3,04 veces en febrero, marcando un descenso del 12% con respecto al mes anterior.

En los productos frutihortícolas, La brecha fue de 4,88 veces.

La mejora mensual del Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD), considerando las estacionalidades de los productos, ocurrió porque los precios que se le pagaron al productor volvieron a subir por encima de los precios que se le cobraron al consumidor.

Efectivamente, aumentaron 34,3% los precios de origen, contra 13,3% que subieron los precios en la góndola de los comercios minoristas y 13,5% en la góndola de los hipermercados.

ÍNDICE

Los datos surgen del Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) que elabora el sector de Economías Regionales de CAME en base a los precios de origen de las principales zonas de producción y a más de 700 precios de cada producto en destino, relevados no sólo en verdulerías y mercados por un equipo de 30 encuestadores, sino también mediante un monitoreo de los precios online de los principales hipermercados del país, durante la segunda quincena del mes.

En 70,8% de los productos relevados, los precios de los comercios pyme de cercanía fueron menores a los de los hipermercados.

El Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) comenzó a elaborarse en agosto de 2015, a fin de visibilizar la falta de transparencia en las cadenas de valor.

RESULTADOS GENERALES

El IPOD es un indicador elaborado por el sector de Economías Regionales de CAME para medir las distorsiones que suelen multiplicar por varias veces los precios de los productos agropecuarios, desde que salen del campo hasta que llegan al consumidor. Estas distorsiones son muy dispares según producto, región, forma de comercialización y época del año.

En general, las diferencias se deben a un conjunto de comportamientos. Por un lado, los especulativos, adoptados por diferentes actores de la cadena de valor que abusan de su posición dominante en el mercado -básicamente, los hipermercados, los galpones de empaque y cámaras de frío-.

Por el otro, factores tales como la estacionalidad, que afecta a determinados productos en algunas épocas del año, las adversidades agroclimáticas, y los costos de almacenamiento/acopio y transporte, entre otros.

FEBRERO

En febrero hubo 11 productos con subas en sus brechas y 13 con bajas, que en el balance determinaron una mejora mensual significativa, al reducirse 18,6% la brecha si se mide el promedio simple y 12% midiendo el ponderado. Los productos que más vieron subir sus brechas fueron: lechuga (91%), brócoli (77,7%), limón (9%) y naranja (8,4%). En total, el 45,9% de los alimentos medidos vieron aumentar su brecha durante el mes.

En cambio, el 54,1% las vio reducir, con la principal baja en la zanahoria (-71%).

En el 70,8% de los productos relevados, los precios de los comercios pyme de cercanía fueron menores a los de los hipermercados. La diferencia promedio fue de 6,6%, pero productos como la berenjena se pudieron comprar, en promedio, 18,5% más baratos en las pymes.