Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/214592

Para sacar ganancias todo es válido a la hora de "estirar" la cocaína

Si bien no se registraron casos de droga envenenada, hay dos antece­dentes a nivel regional que encien­den las alarmas.

Estirar cocaína con otra sustancia es una práctica tan antigua como difundida; en la región aparecieron varias señales de alerta sobre los productos usados en estas prácticas que hasta ahora no se les dio mucha importancia.

Sin embargo, el caso de la cocaína adulterada con veneno, en Buenos Aires, puso nuevamente en el tapete las consecuencias del consumo de estas sustancias. Funcionarios policiales que luchan contra el narcomenudeo indicaron que la mezcla de cocaína con otros polvos no es otra cosa que una modalidad para maximizar las ganancias.

Y no hay límite, además los consumidores no tienen forma de controlar la calidad de lo que están comprando y tampoco existen parámetros, dado que se trata de un producto ilegal y que muchos consideran que se trata de un veneno. "Las mezclas son indefinidas y se puede estirar la droga con cualquier cosa, incluso polvo de vidrio", detalló una de las fuentes policiales.

Las fuentes consultadas aseguran que se usan sustancias que aceleran el deterioro de los adictos. También se contamina la droga con bacterias.

Ahora hace años comenzaron a aparecer señales de que en esas mezclas se usaban productos que podían provocar mucho daño.

Por ejemplo, entre 2016 y 2017, dos médicas, que en esos años trabajaban en Corrientes, dieron cuenta de un artesano consumidor de cocaína que fue diagnosticado con agranulocitosis. Esta investigación fue publicada en medios de Buenos Aires y en la nota se detalló que el consumo de cocaína adulterada, posiblemente con levamisol, era el principal problema. No fue el único caso reportado en la región, incluso se recuerda un juicio donde la droga estaba tan mezclada que no fue fácil determinar que se trató de cocaína.

Más allá del uso de desparasitantes o químicos que pudren a los adictos no se reportaron casos de droga envenenada. Un dato a tener en cuenta es que el "cocinero" suele usar productos económicos y disponibles en cantidad.

Las fuentes consultadas también hicieron referencia a la contaminación de la droga con bacterias y se reportaron casos de adictos que fueron internados por infecciones muy serias. En realidad, se trata de una sustancia que de por sí es un veneno y quienes la comercializan no tiene problemas en ganar más dinero añadiendo otros productos que aceleran el proceso de deterioro del adicto, que indefectiblemente termina en un resultado fatal.

Lamentablemente el accionar de estas organizaciones genera que el adicto no solo sufra por consumir la droga sino también por las sustancias usadas para estirarla