Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/214541
Vacunas Covid

Se percibe un menor acceso a dosis en provincias del norte argentino

En general la percepción negativa no varía con el nivel educativo. Para las valoraciones a favor la edad es determinante.

Posta de vacunación en el parque de la democracia, en Resistencia. Crédito: Facebook Ministerio de Salud Pública

La reciente encuesta nacional de la fundación Bunge y Born midió el índice de acceso a las inmunizaciones. Para 2021 la percepción fue favorable en el 76,4% de las respuestas de la población que se consultó.

Con valores similares a los de 2019 (76,6%) la cifra es alentadora para las autoridades sanitarias porque logra revertir lo observado en 2020, cuando se había desplomado casi hasta la mitad de ese porcentaje (39,5%).

Aunque se volvió a niveles prepandemia, los autores del trabajo consideran relevante mejorar el nivel estructural que facilite el acceso y garantice la equidad en el acceso.

Crédito: Fundación Bunge y Born

En el norte

Siguiendo la misma apreciación, si se mira por regiones del país, existe una idea de que fue mayor el acceso a vacunas en 2021 en Cuyo (77,6), Patagonia (77,4) y región Centro (77).

Las provincias que integran el NEA se encuentran entre las que perciben un menor acceso (74,6), junto a las del noroeste argentino (75) y seguida de cerca por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (con el 75,3%).

Más distancias

Al comparar el acceso a las vacunas en 2019 con el actual, los únicos cambios significativos se observan en la región patagónica y en el Gran Buenos Aires, el distrito que concentra la mayor población de la Argentina.

En ambos casos el análisis reporta que se produjo una leve mejoría: mientras las provincias patagónicas aumentaron en un 2,9% (tenía 75,2 en 2019), en el área del Gran Buenos Aires en 2021 se logró un 1,6% más que en 2019 (75,7).

Crédito: Fundación Bunge y Born

Lo determinante  

Un elemento derriba mitos evidenció que es escasa la distancia de percepciones a favor y en contra de las vacunas si solamente se consideran los niveles educativos.  

Un ejemplo. En 2019 el 95,1% de la población con la escolarización primaria completa dijo confiar en las vacunas; el porcentaje fue apenas un punto por encima de lo que sostenían personas con estudios superiores o de posgrado (94,1%).

En 2021 esa distancia se mantuvo aún en el decrecimiento con 87,7% y 89% respectivamente.  

Distinto es el recorte por grupos de edades. Si bien en todos los grupos decayó la fe en los desarrollos científicos que se divulgaron en 2020, los más jóvenes acrecentaron esa posición en 2021.

Por otra parte los de 51 a 65 años y los mayores mostraron un repunte en su confianza hacia las vacunas.