Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/214434

Sonríe Gallardo: el correntino Andrés Herrera es el séptimo refuerzo de River

Compra el 70% de Andrés en u$s 3,2M brutos. El viernes: revisión y firma por cuatro años. La CD se retira del mercado.

Herrera celebrando uno de sus goles en San Lorenzo. Aquella vez, frente a Lanús (Marcelo Carroll)

De repente ya está. El paso (y pase) que ansiaba. Las pasó todas: estuvo "tranquilo, ansioso, encerrado por el Covid", también "me dormía tarde, me levantaba temprano" esperando el acuerdo. Pero Andrés Herrera, el que le dijo a TyC Sports que está "triste por dejar mi casa" al confirmar su éxodo de San Lorenzo, se transformó en el séptimo refuerzo de River. En ese lateral derecho que Marcelo Gallardo tanto deseaba fichar para tener una alternativa a Robert Rojas. Y así se retira del mercado.

De repente ya está. Y el Muñeco puede quedarse tranquilo: el arribo de Herrera le brinda una opción de corte ofensiva para el carril derecho, diferente a la que le puede ofrecer el Sicario, productivo en el cierre de 2021 -se quedó con el puesto- aunque sin esa vocación de juego vertical que antaño le ofrecía Gonzalo Montiel y que Alex Vigo tampoco supo aportar.

"Estuve en un grande y voy a otro. Me siento feliz, es un gran paso en mi carrera", confirmó el correntino un traspaso que se terminó de acordar pasadas las 16, luego de que San Lorenzo accediera a reducir sus pretensiones económicas a cambio de recibir en un solo pago el monto convenido.

La operación se acordó en 3,2 millones de dólares brutos (a la Tesorería de Boedo le quedarán u$s 2,5 M limpios) por el 70% del pase de un futbolista que este viernes se realizará la revisión médica protocolar por la mañana antes de cerrar su contrato, el cual tendrá una extensión de cuatro años. Eso sí: no llegaría a participar de la presentación de los refuerzos que se realizará al mediodía.

Por qué para Herrera era "el" momento

Herrera sentía que no podía perder esta oportunidad. No quería repetir lo que le ocurrió en 2020, cuando su transferencia al Palmeiras se frustró debido a la fractura de peroné izquierdo que el Yacaré sufrió por un patadón de su ex compañero Ángel Romero. Por eso en las últimas semanas les expresó su deseo tanto a la dirigencia de San Lorenzo como a Pedro Troglio.

Herrera se ganó rápidamente un lugar en San Lorenzo luego de debutar oficialmente en 2018.

Con pasado en Selecciones Juveniles, Oro Panamericano en Lima, por perfil futbolístico y por personalidad parece estar preparado para jugar en River. Tácticamente sus virtudes quedaron evidenciadas en San Lorenzo: es un lateral alto (1,80 metro) y potente que tiene timing para la marca en el mano a mano con los delanteros pero a la vez criterio y velocidad para pasar al ataque, con la lucidez suficiente para entender cuándo aguijonear por afuera y en qué momento sorprender por el centro. Y aporta algo poco habitual en un 4: llega mucho al gol (marcó ocho en 61 PJ).

Ahora bien, su madurez es otro de sus puntos fuertes. La oportunidad de incorporarse a San Lorenzo le llegó de grande -tenía 15 años cuando quedó luego de una prueba en la canchita de Rivadavia de Corrientes- y su primer desafío fue pasar del Barrio Unión a la Ciudad de Buenos Aires.

De ir a ver a su papá, Marcelo Hugo, a jugar en Textil Mandiyú (el club del cual el Yacaré es hincha) a estar lejos de la familia, conviviendo con un coterráneo que llegó con él a Boedo -Manuel Insaurralde- y observar desde afuera cómo su compinche tenía las oportunidades que a él le faltaban: recién en Cuarta empezó a despegar.

Sin embargo, desde el día de la primavera de 2018, cuando hizo su estreno en Primera en un 3-2 ante Patronato (Claudio Biaggio, el DT), todo cambió. Al año siguiente se afianzó como alternativa a Víctor Salazar y Gino Peruzzi bajo la conducción de Jorge Almirón, fue decisivo en la fase de grupos de la Copa Libertadores 19 y se consolidó no sólo por su marca y su despliegue sino también por haber convertido en partidos decisivos, como frente a Palmeiras en el Bidegain (1-0).

Tal repertorio fue el que sedujo a Gallardo para contemplarlo como opción ante la alternativa frustrada de Fabricio Bustos. Herrera se entusiasmó también con la idea. Y presionó para llegar a un acuerdo que ayer se cerró. 

Fuente: Olé.