Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/213947

Vacunar antes del inicio de clases

Está comprobado que los niños, niñas y adolescentes también pueden contraer Covid-19 y por eso la vacunación de este grupo de la población es clave para disminuir la transmisión del virus y evitar que sufran complicaciones graves en caso de enfermar. También es importante que antes del inicio de las clases se avance con la inmunización de los chicos para que el aula sea un lugar más seguro.

Una de las voces que se expresó a favor de acelerar la vacunación de niños y adolescentes en lo que queda de este mes y durante todo febrero, es decir antes de las clases, es la del expresidente de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), Omar Tabacco, quien consideró que de esa manera se podrán reducir riesgos durante el dictado de clases en forma presencial.

Son cada vez más los países que deciden avanzar con la aplicación de vacunas pediátricas contra Covid-19. En rigor, se trata de naciones que lograron inmunizar a buena parte de su población adulta con esquema completo y por eso decidieron aumentar la cantidad de vacunados ampliando la cobertura a los más pequeños. En la lista de esos países figuran Estados Unidos, China, Israel, España, Emiratos Árabes, Cuba, Canadá, Chile, El Salvador y Costa Rica, entre otros, y por supuesto también Argentina.

Los expertos coinciden que es importante también avanzar con la aplicación de dosis de refuerzos para docentes y auxiliares que se desempeñan en establecimientos educativos, de manera tal de mejorar la barrera inmunitaria contra las distintas variantes del Sars-Cov-2 en las aulas, y así garantizar que las clases sean presenciales desde el inicio mismo del ciclo lectivo. Un aspecto a tener en cuenta es que, según señaló el expresidente de la Sociedad Argentina de Pediatría, Omar Tabacco, en nuestro país el número de niños que contrajo Covid-19 registró un sensible aumento en las últimas semanas, por lo que en estos casos también es mejor prevenir que curar.

Por otra parte, hay que recordar —una vez más— que la pandemia no terminó y que es necesario mantener todos los cuidados para prevenir el contagio del coronavirus. En ese sentido, el correcto uso de barbijos especialmente en lugares cerrados con ventilación deficiente es fundamental para reducir riesgos. No debe olvidarse que hay una gran circulación viral de la variante Ómicron que es más contagiosa, aunque afortunadamente en las personas vacunadas no provoca daños serios a su salud.

Si bien es cierto que nuestro país tiene un alto porcentaje de su población vacunada (más de 85% recibió una dosis, 74% tiene dos dosis y avanza el refuerzo), es necesario continuar con todos los cuidados que recomiendan las autoridades de salud y, como se dijo, avanzar con la vacunación de los más chicos en estas semanas que quedan antes del inicio del ciclo lectivo 2022. Desde la Organización Mundial de la Salud se indicó que vacunar a los niños, niñas y adolescentes no solo reduce el papel de este grupo en la transmisión de la Covid-19, sino que también los protege de casos severos asociados con el Covid prolongado y frente al síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico.

Todas las vacunas contra Covid-19 disponibles en la actualidad son efectivas para luchar contra la pandemia de coronavirus. Distintos estudios realizados para comprobar su efectividad, tanto en Argentina como en otros países del mundo, confirmaron el impacto positivo de la vacunación. Incluso se han verificado grados de eficacia muy superiores a los esperados por los laboratorios. De todos modos, es importante aclarar que ninguna vacuna previene la totalidad de los casos de una enfermedad, pero siguen siendo la herramienta más efectiva que se tiene para luchar contra la pandemia.

Además, a esta altura de los acontecimientos está comprobado que los beneficios de la vacunación son muy superiores a los riesgos. Por último, es importante remarcar la necesidad de continuar con todos los cuidados para evitar contagios. El distanciamiento social, la correcta ventilación de ambientes y el uso correcto de barbijos siguen siendo, junto con la higiene frecuente de las manos, medidas eficaces para reducir la circulación del virus, sobre todo en estos momentos de mayor movilidad de la población.