Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/213897

Covid-19: el gobierno avizora un descenso de casos en el corto plazo

 Capitanich aseguró que se desacele­raron los contagios y estimó que, tras el pico, vendrá una "disminu­ción" de casos.

Por el alcance de la tercera ola de Covid-19, que tiene como rasgo principal un crecimiento exponencial de los nuevos casos día tras día, el Gobierno del Chaco avizora que el virus comienza a perder potencia, con lo cual ya suponen un descenso de los contagios para el corto plazo.

En las últimas tres semanas, la provincia ha desplegado una multiplicidad de acciones tendientes a mitigar el impacto de esta nueva escala de contagios surgida a partir de la predominancia de las variantes Delta y Ómicron, con la intensificación de la campaña de vacunación y la detección temprana de casos en postas de testeo fijas y móviles ubicadas a lo largo y ancho del Área Metropolitana del Gran Resistencia.

La positividad es la más alta desde el inicio de la pandemia, con 55% registrado esta semana; pero la letalidad es la más baja, al caer a 1,75%.

Hasta aquí, la nueva ola mostró en el Chaco otra de sus facetas más marcadas: el "desacople" entre número de casos e internaciones o sintomatología grave en los pacientes; lo que deja a la vista el efecto de la amplia cobertura lograda a través de la llegada masiva de las vacunas a la población objetivo.

PICO Y DESCENSO

Tras una nueva reunión, vía teleconferencia, del Comité de Evaluación, Monitoreo y Seguimiento de la Emergencia Sanitaria; el gobernador repasó los datos salientes que surgen de los distintos indicadores con los que se analiza el devenir de la pandemia y destacó el "descenso de la multiplicación de los casos en la semana 97".

A través de sus redes sociales, el mandatario consideró que "esto señala que estamos próximos al pico a lo que sigue una fase de disminución de los contagios".

El análisis se basa, fundamentalmente, en el comportamiento mostrado por el R0, que es el índice de propagación secundaria, que determina el número de casos secundarios causados por cada infectado en una función de tiempo.

Cuando el valor es inferior a 1, el brote tiende a extinguirse. En el Chaco, el índice alcanzó un récord la semana pasada, al trepar al 5,56; sin embargo, en estos últimos siete días cayó a 1,51. Algo similar se observa en el tiempo de duplicación de casos de los últimos siete días, que se utiliza para medir la efectividad de las acciones impulsadas.

El objetivo de las medidas es tener esta tiempo estable y tras dos semanas de brusco descenso, en la última se nota una reducción proporcionalmente muy inferior. Pasó de 87 a 38 días, pero el antecedente directo había sido un reducción de 317 (semana 95) a 87 en la semana 96. El gobernador remarcó además que el ritmo de vacunación "es elevado".

De hecho, se han superando las 11.000 aplicaciones diarias en el mes de enero (hasta entonces el promedio era de 7000), y el 11 de enero, incluso, se alcanzó el récord de 27.044 dosis aplicadas. "Llevamos 1.923.701 aplicaciones al día de la fecha", indicó. Otros indicadores destacados por Capitanich marcaron registros negativos y alentadores.

"La positividad registró 55% y el mayor valor alcanzado en toda la pandemia", según el mandatario, pero la tasa de letalidad "alcanzó" el valor minino de 1.75% también de toda la pandemia.