Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/213700

Duro comunicado de la DAIA tras la aparición del embajador Capitanich junto a un acusado del atentado a la AMIA

Es acusado es Mohsen Rezai, diplomático iraní, sobre quien pesa un pedido de captura de Interpol. En el acto estuvo también el embajador argentino en Nicaragua.

El gobierno de Israel publicó este martes un durísimo comunicado de repudio a la presencia de un acusado por el atentado a la AMIA en la reasunción del mando en Nicaragua de Daniel Ortega, un presidente avalado por la Argentina a pesar de las denuncias por violaciones a los derechos humanos y por el encarcelamiento de dirigentes opositores que pesan sobre él.

"Lamentamos ver cómo uno de los acusados por la justicia argentina en la causa del atentado terrorista perpetrado contra la sede de la AMIA que se cobró la vida de 85 personas el 18 de julio de 1994, compartió un evento oficial con funcionarios argentinos" , dice el texto oficial de la Embajada de Israel en la Argentina.

El iraní Mohsen Rezai, entre el dictador venezolano Nicolás Maduro y el sandinista Daniel Ortega, quien asumió por cuarto mandato consecutivo el domingo como presidente de Nicaragua

"El Sr. Mohsen Rezai ha sido signado en el REPET (Registro Público de Personas y Entidades Vinculadas a Actos de Terrorismo y su Financiamiento) y sobre su persona pesa una circular roja de Interpol. Definitivamente, en memoria de las víctimas y sus familiares, repudiamos este tipo de acciones que solo honran la impunidad. Una vez más, condenamos el apoyo de Irán al terrorismo internacional y exhortamos a las autoridades nacionales e internacionales a hacer efectivas las medidas establecidas contra los acusados", concluye la embajada.

La AMIA publicó un comunicado que muestra la preocupación por el episodio, y le exigió al Gobierno argentino "que explique por qué (el funcionario argentino que estuvo en la ceremonia) no se retiró del evento".

"En lo que constituye un nuevo agravio a la memoria de las víctimas fatales del atentado y una inadmisible afrenta a la justicia argentina, el acusado de ser partícipe intelectual de la masacre en la que fueron asesinadas 85 personas, compartió la ceremonia con el embajador argentino en Nicaragua, Daniel Capitanich, quien no se retiró del lugar ni dio aviso a las autoridades de tan grave situación.

El embajador Daniel Capitanich y el dictador Daniel Ortega

La vigencia de las alertas rojas que pesan sobre los acusados iraníes de haber ideado y cometido el atentado contra la AMIA, es un tema de absoluta trascendencia que la institución viene planteando, en el marco de su histórico reclamo por lograr justicia, ante los funcionarios de Cancillería y en el marco de reuniones mantenidas con las máximas autoridades de nuestro país", sostuvo la AMIA.

Este martes, también la DAIA había presentado su condena. "Daniel Capitanich no es un diplomático, ni de carrera ni político. Es un delegado incierto que ha cometido un delito: no haber denunciado a Interpol y a la Justicia de nuestro país la presencia de un terrorista con alerta roja imputado de la comisión del atentado al edificio de la AMIA-DAIA. Daniel Capitanich no puede ser tachado de ignorante. La impericia es la sospecha, de mínima." , dijo Jorge Knoblovits, presidente de la DAIA, brazo político de las entidades judías de la Argentina que continúa un juicio contra la ex presidenta Cristina Kirchner y otros ex funcionarios argentinos por el acuerdo con Irán de 2013.