Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/213390
LA UE LAS CONSIDERARÁ ASÍ

Energía nuclear y gas natural serán inversiones verdes

Abarcará a centrales en funcionamiento y a las que se construyan hasta 2045.

La Unión Europea (UE) dio a conocer el proyecto tras un año de debate en el seno de los Estados miembro sobre qué tipo de industrias son verdaderamente respetuosas con el clima.

El proyecto aún puede modificarse, o luego ser vetado por los Estados miembro o por el Parlamento Europeo.

La propuesta de la Comisión Europea (CE), un texto de 60 páginas difundido al inicio de este año, otorga el reconocimiento de ‘verde‘ a las centrales nucleares en funcionamiento y a las que se construyan al menos hasta 2045 y también a las plantas de generación eléctrica con gas ya en marcha y a las futuras al menos hasta 2030.

La difusión del texto coincidió con el cierre de tres centrales nucleares en Alemania, motor económico de la UE, que pretende concluir con la producción de energía atómica a finales de 2022. El proyecto fija una serie de criterios técnicos para considerar a ambos tipos de energía, a los que clasifica como ‘de transición‘, como fuentes de generación de electricidad bajas en emisiones de carbono y para las que no hay una alternativa ni tecnológica ni económicamente viable.

En el caso del gas, la etiqueta se concederá a las plantas en funcionamiento que emitan menos de 100 gramos de dióxido de carbono por kilovatio hora, un umbral que asciende a 270 para las de nueva construcción, siempre que la producción no pueda cubrirse con fuentes renovables y que la planta se utilice para sustituir otra fuente de generación con mayor nivel de emisiones.

Con esta clasificación, pionera en el mundo, la UE pretende orientar la inversión financiera hacia esos proyectos, vital para descarbonizar la producción energética y cumplir el objetivo de reducir a cero las emisiones en 2050, fijado en el Pacto Verde de la UE.

Esta propuesta busca encontrar un compromiso ante la polémica desatada este año al interior del bloque europeo entre los partidarios de incluir a la energía nuclear en el proyecto, liderados por Francia, y los defensores de incorporar al gas, con Alemania al frente.

Si bien el texto da concesiones a ambos bandos con el fin de facilitar la aprobación de la nueva clasificación, corre el riesgo de arruinar la credibilidad de una taxonomía que aspiraba a convertirse en un referente mundial.

Los países de la UE y un panel de asesores expertos analizarán el borrador de la propuesta, que podría cambiar antes de que se publique a mediados de enero, y que podría ser vetada por el Parlamento Europeo.