Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/213063

La experiencia de "Rutas salvajes": aventuras en el camino

El proyecto ambulante que empezaron Franco y Olga hace nueve años, no sólo logra maravillar por la experiencia en movimiento. También consiguieron un stand propio en la Feria Internacional de Turismo que no pasó inadvertido.

Caminando por el inmenso complejo de La Rural de la reciente Feria Internacional del Turismo, en medio de una vasta oferta se encontró un stand fuera de lo común, radicalmente distinto: "Clarita", la combi de "Rutas salvajes" apareció en medio del camino, en un stand de 13 metros de largo. Allí, Franco y Olga, viajeros protagonistas, desplegaron toda la historia de sus viajes a través de cuadros, retratos y objetos que representan alguno de los lugares visitados, cargados de anécdotas.

El stand dejó boquiabierto a más de un visitante. Franco relata que comenzó su viaje solo: en junio de 2012 compró la combi, y en noviembre salió a la ruta. ¿La motivación? Irse al punto más lejano de Buenos Aires. No era cuestión de concretar un sueño o conocer Alaska, sino el deseo de llegar al lugar más remoto y lejano de la rutina, de la capital argentina. En 2014 llegó al Mundial de Brasil.

El ritmo del viaje lo iban marcando el dinero y las necesidades, hasta que convirtió la combi en un full track en 2015. Viajando por Paraguay conoció a Olga, su pareja y compañera de aventuras.

Ella es documentalista, y dice que se enamoró tanto del proyecto como de Franco. Dejaron Paraguay juntos y sin planificaciones, con la única certeza de seguir viajando. En 2017, Franco conquistó su anhelo de estar lejos de la rutina cuando llegó a Alaska. Pero el viaje no terminó ahí: al año siguiente viajó por tierra rusa para el Mundial.

África estaba a unos meses de distancia y allí desembarcaron en 2019, hasta que la pandemia les puso un alto en el camino cuando estaban en Costa de Marfil. Y volvieron a la rutina, aunque a miles de kilómetros de Buenos Aires. Finalmente, en junio del 2020 regresaron al país, y desembarcaron en diciembre en la Feria Internacional de Turismo. "Tuve miedo de ser el stand más aburrido, miedo de no gustar", dijo.

"Era un espacio de 13 metros donde había que explotar la creatividad y exponer toda la experiencia, la feria nos hizo caer en la cuenta de que hicimos algo grande". A la hora del balance, aseguró: "No fuimos a la FIT con visión de negocios, porque el negocio es negar el ocio, y queríamos transmitir nuestra experiencia a quienes están planeando aventurarse también, charlar, intercambiar historias, compartir".

UN CAJÓN DE MISILES DESAPERCIBIDO

El "Cajón de Tito" es una suerte de mesita ratona donde había lápices de colores y hojas con dibujos para colorear. A simple vista, no tenía ningún valor o interés, hasta que se acercó Franco y aclaró que esa "mesita" tiene una inmensa historia oculta: la encontraron con Olga en un aeropuerto subterráneo de Croacia.

Al verla, sólo pensaron en su funcionalidad para el viaje, hasta que descubrieron su origen e historia. Perteneció a Josip Broz Tito, exdictador de Yugoslavia, pero ése es sólo un dato de color al lado de su función: era un cajón de misiles correspondiente a la Segunda Guerra Mundial (1950).

"Estos cajones eran enviados desde Estados Unidos al dictador Tito en Yugoslavia, por la tensión que había con Stalin", en aquel momento presidente de la Unión Soviética entre (1941-1953). Un objeto tan despreciable como valioso; una reliquia y tesoro para Franco y Olga, que forma parte de las experiencias y anécdotas de ocho años de viajes por las inolvidables rutas salvajes.

¿Y AHORA?

Los planes para el 2022 son volver a la ruta en los próximos 15 días, esta vez para recorrer Argentina y hacer documentales de los rincones menos explorados y poco conocidos, hasta noviembre. ¿Y después?, esta vez el anhelo está puesto en llevar la combi al Mundial Qatar 2022. ¿Llegará "Clarita" a lucirse en el Mundial?s