Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/213003

El drama del 2.4 D: la amenaza al algodón

SAENZ PEÑA (Agencia). Lotes sembrados con algodón, ubicados en las zonas de Los Frentones, Pampa del Infierno, Tres Isletas, Avia Terai, Villa Angela y San Bernardo, entre otros, se vieron afectados por el uso de productos que según productores y técnicos, se trataría de productos hormonales.

Una recorrida hecha por NORTE RURAL por lotes de diferentes departamentos de la provincia en los cuales los productores expusieron el drama, muestra que el efecto ha sido importante, sobre todo, teniendo en cuenta el estado de floración de la mayoría de los lotes.

En zona de Tres Isletas, también hay lotes afectados por deriva. Los productores piden que la Secretaría de Ambiente haga los controles a campo.

En la última semana, los casos se repitieron en varios puntos de la provincia, exponiendo de este modo un complicado cuadro de situación. Los productores dicen sentirse desamparados y piden a la Secretaría de Ambiente que se ocupe de hacer cumplir la reglamentación vigente.

En medio de una fuerte polémica por la ausencia de controles ambientales en el oeste del Chaco, el uso de un pesticida que deja efectos muy parecidos al 2.4D suma ya una afectación de 2.700 hectáreas en Los Frentones y Pampa del Infierno, y crece la preocupación en productores ganaderos vacunos y caprinos por los efectos que pudiera tener en la preñez.

"NO HAY CONTROL NI RESPONSABILIDAD"

"Esto lo vivimos hace mucho tiempo, y el problema es que tanto los que aplican no les importa ni respetan al vecino, y eso no puede ser", se lamentó el productor Nicolás Uzelak, que tiene afectadas más de 300 hectáreas de algodón.

Gladys Mikuskiewicz cuenta que otro año más que sus lotes se ven afectados en Los Frentones por la deriva de algún producto que puede ser hormonal. Muchos ya no quieren ni denunciar, por la falta de acción de los organismos de contralor.

También en esa zona de Los Frentones, Gladys Mikuskiewicz vio afectado su lote de 230 hectáreas, que se encuentra en plena floración, y sería por la deriva de un producto que estiman puede ser el prohibido por el SENASA, 2,4 D.

"Ya estoy cansada de esta situación, no hay respeto ni consideración al esfuerzo que hacemos los algodoneros", señaló la productora agrícola Gladys Mikuskiewicz, que se encontró con un cuadro desolador en la mañana de este jueves al recorrer el lote implantado con el cultivo.

"Tengo hechas todas las averiguaciones, hablé con los vecinos que hicieron la aplicación, me niegan, pero el tremendo daño está hecho, y lo peor es que se da en estado de floración, y nadie sabe cuánto se puede recuperar o no", dijo indignada la mujer que desarrolla sus labores rurales en esa zona del oeste chaqueño.

LA AFECTACION

Miles de hectáreas de algodón afectadas en distintos grados por la deriva de productos hormonales se están dando en la provincia del Chaco y Santiago del Estero, lo cual genera preocupación en los productores agrícolas.

Las primeras estimaciones hechas por grupos de productores chaqueños habla de alrededor de 2.700 hectáreas que en diferentes grados de afectación y estadío se vieron perjudicadas aparentemente por el uso indebido por parte de vecinos del plaguicida hormonal que aún no se sabe si puede ser 2.4 D.

El reporte de productores habla de daños a los sembrados de algodón en pleno crecimiento, como también a algunos árboles como los paraísos.

El gobierno, a través de sus áreas pertinentes, tiene un informe relacionado a las leyes y reglamentaciones que prohíben el uso del 2.4D. Sin embargo, deben saber los productores que su aplicación está prohibida, y que genera perjuicios a campos vecinos, sobre todo, en esta época, a los lotes de algodón que están en pleno crecimiento.

Este lote es de la zona de Villa Angela, donde se puede observar el “achicharramiento de las hojas”. Los productores afirman que se trata de 2.4D, herbicida prohibido en el Chaco, pero que lo mismo lo usan para combatir malezas en cultivos de la soja.

ESTÁ PROHIBIDO SU USO

La utilización y comercialización de 2,4 Dester en su formulación "éster butílico e isobutílico" quedó prohibida.

El Senasa considera que existen sustancias activas respecto de las cuales corresponde extremar las medidas para evitar su comercialización y uso, concretando regulaciones y acciones preventivas.

"La aplicación y el uso de formulaciones de ésteres butílicos e isobutílicos de la sustancia activa ácido 2,4-Diclorofenoxiacético (2,4-D) podrían ocasionar daños en cultivos agrícolas, forestales u otros, debido a su alta volatilidad en las distintas regiones del país", indica la Resolución 466/2019.

LOS DAÑOS QUE COMPLICAN

"Los daños así provocados a cultivos no blancos se traducen en bajo rendimiento de estos, generando pérdidas considerables en los diversos cultivos, como así también daños a las personas y al medio ambiente", agrega.

Las Provincias de Buenos Aires, de Córdoba, de Tucumán, de La Pampa, del Chaco, de Santiago del Estero y de Entre Ríos ya han prohibido y/o restringido el uso de los ésteres de 2,4-D.