Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/213002

El sector forestal, un año con muchos altibajos

El 2021 fue un año plagado de muchos altibajos para el sector foresto industrial de la Provincia del Chaco. Distintas voces se resumen en este balance hecho para NORTE RURAL en el que se expone el cuadro de situación de la foresto-industria. 

SAENZ PEÑA (Agencia). La actividad del sector en la provincia, cabe señalar, tiene su génesis en el Bosque Nativo; de allí surgen las materias primas que una vez industrializadas, producen bienes exportables, y mueven industrias, ciudades y hasta regiones de la provincia.

La foresto industria en el Chaco sintió una fuerte parálisis a partir de la paralización de los permisos de cambio de uso de suelo. El sector pide que se actualice a la mayor brevedad posible el ordenamiento territorial

"Al productor forestal, por ende, le interesa que el monte genere estas materias primas, lo ve desde una perspectiva productiva-sostenible", dice el productor de carbón vegetal Marcelo López Díaz de Pampa del Infierno.

"Pero no solo el productor forestal tiene interés por el bosque nativo, también existen otros actores que manifiestan este interés, pero en sentido inverso", advierte Noe Kohn, presidente de la Federación de Asociaciones de Productores e Industriales Forestales –FAPIF-.

Se refiere a que hay sectores que les interesa el monte como un supuesto generador de Bonos de carbón, conservador de biodiversidad, en otras palabras, un museo, que no debe tocarse y conservarse tal cual esta.

El Gobierno, debe manejarse entre estos dos intereses extremos, a los efectos de lograr la conservación y el uso sustentable del monte nativo.

GRAN GENERADOR DE MANO DE OBRA

También recordemos que la producción foresto-industrial de la Provincia del Chaco, es una gran generadora de mano de obra, empleando a más de 20.000 personas de manera directa o indirecta: productores y empleados forestales, carboneros, transportistas, dueños y empleados de aserradero y carpinterías, entre los que podríamos nombrar de manera ejemplificativa.

En todo este contexto, y considerando que el 2021 fue un año que también estuvo marcado por la Pandemia, el sector tuvo cosas positivas, cuestiones negativas, y materias pendientes.

CUESTIONES POSITIVAS

Entre las cuestiones positivas, que son pocas, podemos encontrar el dictado por parte del Gobernador del Decreto N° 86/21, por el cual habilita a la Dirección de Bosques a la autorización de permisos de aprovechamiento forestal en tierras fiscales. "Esto había sido una cuenta pendiente en el año 2020, teniendo en cuenta la dificultad que tenía el productor de acceder a las constancias del Instituto de Colonización, para acceder a los permisos forestales", señaló Kohn.

Esto genero un volumen de madera considerable, que permitió mantener los números de la producción parecidos a años anteriores. La mayor parte de estos permisos se otorgó en la zona de Nueva Pompeya, que es uno de los puntos de donde se provee Algarrobo a la Industria Forestal de Quitilipi, Machagai y Plaza.

"También se puede tomar como favorable, el inicio del Proceso de actualización del Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos, pero solo este aspecto, ya que, si bien se hicieron algunos talleres de difusión, la cuestión quedo empantanada por un conflicto interno dentro del gobierno, que genero la paralización del todo el proceso", dijo a NORTE RURAL Ana Victoria Hupaluk, presidente de la Asociación Empresaria y Forestal del Oeste Chaqueño-AEFOCh-.

EL PALO SANTO, UNA BUENA MEDIDA

Otra cuestión que genero beneplácito al sector, es la aprobación por parte de nación y provincia de los planes de manejo sostenible de palo santo. Esta especie, es la única forestal de la provincia del Chaco que está protegida por el Apéndice 2 de Cites, lo que implica que esta permitida su comercialización internacional, pero bajo circunstancias que posibiliten su conservación a perpetuidad.

En esto trabajaron constantemente nación y provincia, generando la posibilidad de que el productor forestal chaqueño pueda vender palo santo proveniente de estos manejos sostenibles, y que esta producción pueda acceder al Certificado de Extracción no perjudicial por parte de la autoridad de Cites.

La decisión de Ferrocarriles argentinos, de renovar las vias, utilizando durmientes de Quebracho Colorado, fue una muy buena noticia para el sector, aunque no fue tomada de la misma forma por ONGs ambientalitas.

ASPECTOS NEGATIVOS

El principal, sin lugar a dudas, fue la paralización de los permisos de cambio de uso de suelo, por parte de la justicia chaqueña, por un amparo presentado por una ONG con domicilio en Buenos Aires.

El productor forestal era quien aprovechaba la madera proveniente de estos permisos. Con esta madera, se abastecía principalmente la industria del carbón vegetal, y del tanino, dos productos con mucha demanda internacional. Al suspenderse la ejecución de estos permisos, algunos productores debieron cambiar su matriz productiva para poder continuar trabajando en los aprovechamientos forestales de monte en pie, así como otros dedicarse a otra cosa, comentó a este diario Eduardo Vanderhoeven, exportador de carbón vegetal radicado en Pampa del Infierno .

ESPERANDO EL OTBN

A la actualización del OTBN, "también la podemos poner es los aspectos negativos, ya que, si bien empezó el proceso, el mismo se vio paralizado por una interna dentro del gobierno, sobre cuál debería ser el mapa del nuevo ordenamiento. A ello, se podría agregar anteriormente la retirada de las distintas mesas técnicas del sector de las ONGs, debido a que no estaban de acuerdo con el proceso participativo impulsado por la Secretaria de Ambiente de la Provincia", añadió Ana Hupaluk.

"Todo esto, debido a la ambigüedad con que el Gobierno aborda los temas, según con quien trate. Esta ambigüedad, es un aspecto negativo, ya que quienes producen, no tienen claro el panorama, haciendo difícil la inversión o bien, optan por retirarse de la actividad", agregó el productor Luis Rinaldi de Pampa del Infierno.

Es una deuda la actualización del OTBN. Si el ordenamiento estaría actualizado como establece la Ley 26.331, hoy no estarían los permisos de Cambio de Uso de Suelo paralizados, ni la actividad forestal en peligro por las políticas que un sector del gobierno quiere aplicar para neutralizarlo, señalaron Vanderhoeven y Hupaluk. Por eso, "un pedido al gobernador sería que se aboque a unificar el criterio de sus filas, a los efectos de poder lograr un OTBN actualizado, con equilibrio entre producción y conservación, porque es necesario que se haga énfasis en esto, y que genere las herramientas necesarias para mejorar la producción forestal, agrícola y ganadera, en aquellas áreas donde estas se puedan llevar a cabo de manera sostenible", pidió la mesa foresto industrial del Grupo Agroperfiles al evaluar esta situación.

Los títulos de las tierras

SAENZ PEÑA (Agencia). "También resulta negativo el proceso de regulación de las tierras fiscales porque  si bien el Gobierno afirma que se están dando títulos, adjudicaciones, la realidad dice otra cosa distinta", enfatizaron desde la entidad de Los Frentones, agregando que quienes viven en los campos fiscales, siguen sin poder acceder a la regulación de su situación, por lo que no pueden avanzar en las mejoras que necesitarían avanzar para producir de manera sostenible.

Cuestiones pendientes

SAENZ PEÑA (Agencia). Una de las previas, la que siempre queda para el año siguiente, es la cuestión del funcionamiento del IIFA. Este organismo autárquico, que tiene varias finalidades, pero la principal, y para la cual también aportan los productores forestales, es la forestación. Y para ello, tiene la herramienta financiera de la Ley 25.080. Como todos los años, la forestación en la provincia fue nula.

El organismo, se encargó de propiciar actividades de arbolado urbano o agroecología, que si bien son buenas, no generan lo que debería generar la forestación. Todos los años, el sector forestal sigue pidiendo la posibilidad de participar en el IIFA, para generar esquemas de reforestación, enriquecimiento y otras actividades, que generen materia prima forestal en el futuro.

La mayoría del personal, está precarizado

SAENZ PEÑA (Agencia). Otra cuestión pendiente, es la regularización de empleo dentro del sector foresto industrial. Esto, no solo implica que productores forestales, carboneros, carpinteros y aserraderos regularicen a sus empleados, utilizando la herramienta que proporciona la corresponsanbilidad gremial, sino también que el mismo gobierno regularice el empleo de sus empleados, ya que la mayor parte del personal de Bosques, IIFA, Desarrollo Forestal y Producción, es personal precarizado.

Es difícil que se pueda exigir desde estos organismos al productor que registre a todos sus empleados, si la mayoría de su personal es precarizado, dice Noe Kohn, presidente de la FAPIF.