Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/212963
Tras cinco días de protestas en toda la provincia

El gobernador de Chubut anunció que se derogará de la ley minera

Mariano Arcioni también anunció que impulsará la convocatoria a un plebiscito a nivel provincial "para escuchar todas las voces del pueblo". Los manifestantes lo rechazan y reclaman que se trate la iniciativa popular que prohíbre la megaminería.

   El jueves pasado, el gobernador Arcioni había promulgado la Ley de Zonificación de la Actividad Minera en Chubut, que avalaba la "diversificación productiva" en dos departamentos del interior provincial, con la habilitación de emprendimientos megamineros, reemplazando el cianuro por el xantato.

   La ley había sido aprobada el 15 de diciembre pasado por la Legislatura provincial y generó multitudinarias protestas, en su mayoría pacíficas, pero también algunos desmanes como los que se registraron en Rawson, donde fueron atacados edificios públicos y se incendió una parte de la Casa de Gobierno.

   Tras casi una semana de protestas, durante las cuales fueron incendiadas la Casa de Gobierno, la residencia del gobernador, la Legislatura, el Ministerio Público y la Fiscalía, entre otros edificios públicos, Arcioni anunció este lunes la suspensión de la ley de zonificación minera y anunció que impulsará un plebiscito para que los chubutenses se expresen a favor o en contra de la norma.

   "Hemos decidido derogar la ley e impulsar un plebiscito a nivel provincial para escuchar todas las voces del pueblo", informó Arcioni a través de su cuenta de Twitter, donde también se refirió a quienes protestaron pacíficamente contra la nueva ley minera.

   En este sentido, señaló: "Respeto profundamente a quienes se han manifestado pacíficamente estos días y quiero pedirles de abrir una ventana de tiempo durante la cual nos demos una oportunidad. La oportunidad de pensar cómo damos trabajo a quienes no lo tienen, cómo generamos inversiones para industrializar nuestra producción, con qué recursos mejoramos nuestra educación, nuestra seguridad y nuestra salud", agregó el mandatario provincial.

   Por último, Arcioni remarcó que "durante este tiempo" abrirá "un nuevo proceso de diálogo social con todos los actores involucrados en este proyecto, ya sea que estén a favor o en contra".

   La iniciativa daba luz verde a la explotación de metalífera química, de plata, cobre y plomo y desde el inicio enfrentó resistencias de sectores políticos y sociales, con críticas por parte de la Universidad Nacional de la Patagonia y referentes del Conicet.

   La ley permitía la actividad minera en la zona de la meseta central de la provincia, donde se encuentran los departamentos Gastre y Telsen. El tratamiento de este proyecto estaba cerca de perder estado parlamentario, pues la resistencia de los ciudadanos chubutenses rechazaba que la Legislatura siquiera tratara la ley, el oficialismo provincial lo incluyó en una sesión extraordinaria de manera sorpresiva y, una vez aprobado, Arcioni la promulgó al día siguiente, cuando ya empezaban las primeras protestas.

   Las protestas masivas de ciudadanos y agrupaciones ambientalistas se concentraron principalmente en los departamentos de Rawson, Esquel y Comodoro Rivadavia, aunque las más fuertes tuvieron lugar en la capital provincial, con ataques a edificios públicos. Arcioni había asegurado que no daría "marcha atrás", pero durante el fin de semana las movilizaciones en rechazo a la nueva normativa continuaron y el gobernador debió rever su decisión.

   Algo similar había ocurrido en Mendoza en diciembre de 2017, cuando el gobernador Adolfo Cornejo aprovechó la mayoría circunstancial obtenida en las elecciones para la renovación de la Cámara de Diputados e hizo sancionar la ley que modifica la 7722, que prohibía el uso de sustancias tóxicas en la minería. Durante tres días de crecientes protestas y represión policial, el 22 de diciembre una marcha multitudinaria obligó a que el gobernador derogara la ley .