Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/212786

Lujo asiático de primera clase

Las parrillas XXL que cracterizan a los últimos modelos de BMW se volvieron en una fuente constante de memes y ríos de tinta virtual.

Por alguna razón resultan atractivas aunque lucen desproporcionadamente feas pero el cliente es el que manda.

La gigantesca Van de Dongfeng diseñada al gusto del mercado asiático tiene la misión de mimar a sus pasajeros a lo grande.

Estas gigantescas parrillas llegarán al BMW X M, un SUV deportivo que tiene a China como uno de sus principales mercados y donde nació esa tandencia a las enormes delanteras.

Precisamente de China es de donde llega el Voyah Dreamer, un lujosísimo monovolumen de solo cuatro plazas, cuya descomunal parrilla hace palidecer a las gigantescas de BMW.

Objeto de burla en las redes, la enorme parrilla de la Van es producto del gusto del mercado asiático cuya demanda presiona de tal manera que obligó a BMW y otras marcas a hacer lo mismo.

El Dreamer es un coche diseñado para que dos personas viajen en una gigantesca parte trasera, mejor que en primera clase de un Airbus A380 dicen los vendedores. Evidentemente, es un coche diseñado para ser conducido con un chófer.

En ese sentido, es un coche similar al Lexus LM, y en ambos casos, son vehículos que solo tienen a los mercados asiáticos en mente.

Esta rara limusina está fabricado por la marca de lujo del gigante chino Dongfeng. Mide nada menos que 5,32 metros de largo, 1,98 metros de ancho y 1,81 metros de alto, con una distancia entre ejes dee 320 centímetros (12 más que una Toyota Hilux).

El puesto de conducción de la Dreamer está pensado en función de un chofer y no del propietario. De todas maneras luce como una Van y no como limusina.

Lo mas destacado es la parte frontal que parece una parrilla de asador familiar, el miriñaque de una locomotora de vapor o la tranquera de un campo.

En las redes se bromea mucho con este modelo que "parece capaz de absorber niños y mascotas hacia el interior del vehículo".

Sus ópticas LED y tomas de aire laterales son minúsculas en comparación. Por dentro, el Dreamer es un coche inspirado en las berlinas de superlujo. Solo tiene dos plazas detrás, reclinables, ventiladas, calefactadas y de ajuste eléctrico.

El interior del Voyah Dreamer es solo para dos personas pese al enorme tamaño. Más pasajeros pueden acomodarse en incómodos asientos provisorios.

Pueden acceder a una suite avanzada de infoentretenimiento y disfrutar de espacio incluso para dormir sobre ellas.

El Voyah Dreamer se pondrá a la venta en China a principios del año que viene, sin problema alguno para llevar a cabo su producción a causa de la crisis de los semiconductores, que no afecta a China.