Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/212295

La falta de chips y el camino de Tesla

Los autos se han vuelto literalmente smartphones sobre ruedas y los semiconductores se han vuelto cada vez más críticos para una cantidad de aplicaciones, desde sensores de presión de combustible, velocímetros digitales, herramientas con inteligencia artificial que ayudan en el estacionamiento, buscar la estación de servicio más cercana o para alertar que hace falta un cambio de aceite.

Sin estos dispositivos diminutos, la recuperación de la industria automotriz post pandemia está demorada y las empresas se ven imposibilitadas a cumplir con los pedidos.

Considerados smartphones con ruedas los Tesla son los automóviles más afectados por la crisis de los chips.

Según algunas estimaciones, el impacto en los volúmenes globales de producción será de aproximadamente 7 a 8 millones de unidades y los principales productores de vehículos han anunciado considerables bajas en su producción debido a la escasez de chips, bajando la facturación esperada en varios miles de millones de dólares.

Así lo explica Rubén Belluomo, Gerente Comercial de Infor Cono Sur quien agregó que el problema comenzó en los primeros meses de la pandemia de COVID-19, cuando las ventas de autos cayeron casi un 80% en Europa, 70% en China y casi un 50% en los Estados Unidos.

Esto también se reflejó en América Latina donde la falta de demanda de autos nuevos causó que las fábricas cierren, que los trabajadores se fueron a sus casas y los pedidos de repuestos y componentes, como los semiconductores, se cancelaron.

Esto fue resultado de no mirar a largo plazo indicó Belluomo. Tech Republic reporta que cuando esto sucede, los proveedores de chips quedan con capacidad en exceso en el inventario.

LA SOLUCION DE TESLA

Algunos fabricantes están haciendo cosas por su cuenta, intentando desarrollar sus propios microprocesadores y hasta su propio software.

Tesla planea producir un único chip que funcionará exclusivamente con sus modelos. Es una solución un poco más económica que depender de genéricos de terceros.

Esto puede significar un mayor control, muchos expertos lo consideran económicamente no práctico, ya que los chips automotrices son de bajo valor, son ítems de commodities. Invertir en desarrollarlos es una actividad de alto costo que tomaría años en ser rentable. Una excepción es Tesla, dice Industry Week. Ha diseñado un microchip para su sistema "Full Self-Drive" produciendo todo, hasta el propio chip.

En el segundo trimestre, el productor de autos tuvo un número récord de vehículos llegando a los USD 1 mil millones de ganancia neta por primera vez.

Por otro lado, recientemente se anunció que la Unión Europea piensa ocuparse de este tema por medio de la legislación, esperando crear una "soberanía tecnológica" en caso exista escasez en el futuro.

La UE quiere ser la fuente del 20% de la producción de semiconductores del mundo a finales de la década, conforme al roadmap presentado en marzo por la Comisión Europea.