Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/212035

¿Qué nos dejan las elecciones de 2021?

En el escrutinio definitivo de las elecciones del 14N, el Frente de Todos amplió su margen de votos obtenidos, ratificando su victoria frente a la alianza opositora Chaco Cambia. En diputados provinciales Todos obtuvo 42,08% frente a 40,7%; y en diputados nacionales Todos obtuvo 42,16% frente a 40,48% de Chaco Cambia.

Estos números contrastan con los obtenidos en las PASO del 12S, que habían generado expectativas y temores, con el desafío consecuente. Por ello ese domingo se festejó la histórica remontada, casi épica, si tomamos en consideración que el Frente había perdido por casi 9 puntos de diferencia y la bronca en silencio de Juntos por el Cambio que, sin explicación en sus dirigentes, dejaron una victoria que anunciaban como segura. 

Adquiere actualidad lo que el presidente Alberto Fernández y muchos dirigentes manifestamos luego de la derrota de las PASO: no se interpretó la angustia de la gente, no se entendieron las demandas, y el pueblo no percibió que la dirigencia compartía su dolor. Por ello la necesidad de la cercanía y la asunción de los problemas más acuciantes para resolverlos. 

Esto desató una batería de medidas destinadas a ayudar a sobrellevar el duro trance económico, desde la recuperación del salario hasta los créditos para pymes a tasa cero.

Pero también jugó un rol importante la humildad de ir en busca de muchos dirigentes y militantes, hombres y mujeres que no habían realizado todo el esfuerzo del que son capaces, acompañado a su partido en las PASO. Personalmente recorrí la provincia llevando este mensaje y actitud que también vi en el gobernador.

Debe darse el correcto sentido al resultado eleccionario en la provincia que es multicausal: recuperación de salarios, ayuda a pymes, mayor actividad económica, obras públicas, pero también lo fue por la búsqueda de los desencantados, los que no sintieron el mismo compromiso, los dirigentes distanciados por las razones que fueren.  

Los 50.000 votos recuperados ocurrieron en toda la geografía provincial, destacando los 15.000 votos en Resistencia, y el caso de Villa Ángela, donde se recuperaron más de 3.000, que no obstante no alcanzaron para la victoria. 

Pero el triunfo del Frente de Todos no debe hacernos perder de vista lo que el pueblo expresó el 12S y que supimos interpretar: sus angustias, su preocupación, ese anhelo de una vida mejor, de mejor educación, salud, seguridad, mejores perspectivas de nuestros jóvenes. Estas demandas continúan vigentes y no deben ser olvidadas por el legítimo festejo de haber dado vuelta una elección.  

Esa debe ser la militancia que nos espera. Militar para resolver los problemas que la comunidad puso sobre la mesa el 12S.

El pueblo del Chaco ya no quiere escuchar discusiones ni internismos, pases de factura, actitudes todas mesiánicas  y salvadoras. Aquel mensaje de las PASO sigue vigente. Continúa reclamando recuperación económica, inversión y recuperación productiva, empleo formal, mejores oportunidades, ser escuchado, participar en el diálogo. Nuestro pueblo que confió en las urnas el domingo nos exige más esfuerzo, más trabajo, más militancia para lograrlo.

Desde Todos Unidos —espacio que construye desde el diálogo y la humildad de escuchar— la consigna es pensar en cada chaqueño, en lo importante que es, para que se  sienta orgulloso de su provincia. Que  por encima de rivalidades o desencuentros, lo refleja la frase repetida en varias oportunidades: "Hasta el pelo más delgado hace sombra en el suelo". Sabemos que todos cooperamos para este triunfo. Todos necesitamos sentir que somos protagonistas de este nuevo tiempo, y todos somos vehículos de las preocupaciones de nuestro pueblo. Eso nos exigirá mayor  militancia y territorialidad. 

En el plano nacional, las decisiones preanunciadas por nuestro Presidente irán en el sentido de provocar la recuperación de la actividad económica, mayor inversión, crecimiento y mejora del trabajo y nuevas oportunidades laborales. El Plan Económico Plurianual, que enviará la próxima semana al Congreso Nacional, preludio del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, es el comienzo. La búsqueda de acuerdos entre empresarios, sindicatos y la oposición, en el marco del Consejo Económico y Social que atienda la inflación, será en definitiva, un gran acuerdo nacional por los argentinos. 

Tenemos un presidente que trabaja con esmero, dedicación, con convicción, compromiso y responsabilidad. Está dispuesto a tomar aquellas decisiones que sean capaces de transformar la difícil situación que vive nuestro pueblo. Eso significo el 14N.

El pueblo argentino nos otorgó un voto de confianza, y debemos trabajar día a día, para escuchar y resolver. Encargarnos de lo que el pueblo expresó: queremos trabajo, queremos vivir en paz, queremos mejores oportunidades para nosotros y para nuestros hijos. En ello debemos poner nuestros mayores esfuerzos y energía.

La grieta no conduce a la resolución de los problemas. Nos ha hecho mal. La oposición debe abandonar la diatriba y descalificación permanente. Pero no todo es igual. Algunos dirigentes racionales también entienden la hora decisiva en que vivimos, y saben que nadie se salva solo.

Este es el tiempo para decirle a la comunidad que somos capaces de ponernos de acuerdo sobre temas comunes y priorizar su bienestar. 

El proceso eleccionario quedó atrás, es el mensaje lo que debe continuar resonando y guiando nuestras acciones.

(El autor es exgobernador del Chaco, actual embajador argentino en la República del Paraguay).