Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/211802

Vecinos de Basail piden asistencia tras las copiosas lluvias

Los pobladores del barrio Nueva Esperanza piden solución a diversos problemas que los aquejan.

Dos días después de la última lluvia el agua sigue sin escurrir. Los vecinos piden con urgencia que el municipio realice las tareas de mantenimiento de los desagües y cunetas.

"Aquí vivimos personas muy carenciadas, gente vulnerable ante las inclemencias del tiempo, tal cual pasó en los últimos días… Llueve un poco y ya estamos bajo agua, es muy feo estar así", indicó a NORTE una de las vecinas.

La gran cantidad de agua que los vecinos tienen en sus casas es un peligro constante por los insectos y animales que habitan el medio acuático.

"Con el calor que se levantó tras las lluvias tenemos que vivir encerrados porque no podemos estar afuera debido a la cantidad de moscas que se juntan por los deshechos que están esparcidos a consecuencia del temporal. También pasa que hay algunas personas que revisan la basura y luego dejan las bolsas abiertas, todo tirado y eso trae focos infecciosos para todo el lugar… ¡Vivimos peor que los chanchos!", explican.

Apenas unos pocos milímetros de lluvia son suficientes para que el agua ingrese a las casas del barrio Nueva Esperanza debido a que no hay desagües en condiciones ni cunetas con el mantenimiento adecuado.

"Tenemos chicos, gente adulta mayor que no pueden seguir viviendo en estas condiciones. La solución no es que nos den bolsones de mercadería, lo que pedimos es que tanto las cunetas como los desagües estén bien hechos y que les den una mano a mucha gente que viene con cuatro palos y una lona como casa. No tenemos ripio y tenemos el gran problema de los minibasurales que hacen imposible estar afuera en esta época de altas temperaturas", indicaron.

"A una vecina de avanzada edad y con un problema de salud las tormentas que se registraron la semana pasada le derribaron una pared de su humilde casita y hasta ahora no se acercó nadie del municipio para darle una ayuda", aseguró otro vecino.

Una mujer sufrió el derrumbe de una de las paredes de la casa tras el temporal y hasta ahora no recibió asistencia estatal.

"Los niños tienen miedo porque con el agua muy cerca de las casas, y a veces dentro, llegan todo tipo de insectos y hasta víboras. Es un peligro constante y necesitamos una respuesta de las autoridades lo antes posible. No queremos seguir en esta situación y pedimos que por favor miren por nosotros, que desde el municipio o Defensa Civil de la provincia nos den una mano", concluyeron.