Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/211745
Acto de desagravio de la organización piquetera frente al establecimiento

Otro capítulo en la disputa entre el movimiento Emerenciano y el Colegio Don Bosco

La movilización se llevó a cabo sin incidentes. Hubo inquietud en los padres y autoridades de la institución que buscan bajar el tono al episodio que comenzó la semana pasada.

Durante la mañana de ayer, la organización Mujeres al Frente, célula del Movimiento Socialista Emerenciano, llevó a cabo una movilización frente al Colegio Don Bosco, lugar donde el pasado jueves se produjo un desencuentro entre padres de alumnos de distintas escuelas y miembros de la organización, en el marco de una muestra intercolegial.

La manifestación fue a modo de "acto de desagravio" tras dicho episodio, en el que un grupo reducido de tutores reaccionaron de forma intolerante e irrespetuosa ante la presencia del stand de la Escuela Púbica de Gestión Social 2 del barrio Emerenciano, con alegorías comunistas y socialistas. 

Marcela Acuña, referente del movimiento, contó a NORTE que se presentaron en la institución de avenida Italia 350 para "pedir que se den disculpas públicas por maltrato y discriminación a alumnos y padres de la institución que asistieron ese día".  Acompañada de otras organizaciones sociales, la dirigente exigió que desde el colegio emitan disculpas públicas "para todas las mamás que se sintieron agredidas por el maltrato hacia sus hijos". 

La protesta transcurrió sin incidentes en la vereda del establecimiento. Mientras los manifestantes sostenían pancarta y gritaban sus consignas, un grupo de madres se reunió con autoridades dentro de la escuela para hacer llegar el pedido de desagravio. 

Mientras tanto, Marcela Acuña lanzó fuertes frases de repudio hacia la institución frente a la cámara de NORTE Play. "Esta escuela enseña el odio hacia los pobres" fue una de ellas.

Luego de los incidentes del pasado jueves en la muestra de ciencias que se hizo en el colegio salesiano, movimientos sociales encabezaron una masiva protesta.

Preocupados por la hostilidad, padres piden calmar las aguas 

Tras el suceso de ayer, la comunidad educativa del Don Bosco quedó intranquila debido a la exacerbación con la que los movimientos se pronunciaron frente al lamentable hecho, que involucra a un reducido grupo de padres que no pudieron tolerar la muestra del colegio socialista.

En dialogo con NORTE,  una persona cercana al colegio, cuya identidad está resguardada, afirmó que el círculo de padres del Don Bosco busca apaciguar el conflicto que ya lleva una semana, al tiempo que temen que la disputa se siga espesando y deriven en represalias por parte de los movimientos.

"Esto se desmadró, se hizo algo demasiado grande sin necesidad y se están metiendo a los chicos en el medio", señaló preocupada la fuente a este medio, al tiempo que sostuvo que "es momento de cortarla". 

"Se exageró mucho. Hace falta poner paños fríos porque se está ensuciando a una institución con una conducta intachable durante muchísimos años", prosiguió la persona, sosteniendo que hay que desactivar el tema "porque lo único que se ganó es generar bronca y odio sin sentido". 

Al finalizar, la fuente reconoció que "hubo padres desbocados, pero también se nos maltrató mucho".

Tutores de alumnos del Colegio Don Bosco piden una solución pacífica al problema que ya lleva una semana.

"Se opacó una muestra que tenía que ser una fiesta" 

Por su parte, desde el Colegio lamentaron "las falsas imputaciones, calificativos negativos, amenazas y faltas de respeto de todo tipo que recibimos los directivos, docentes y miembros de esta comunidad educativa". 

"Con gran tristeza, parte de esta muestra quedó opacada e ignorada ante las expresiones de indignación desmesurada de algunos padres y tutores de nuestra comunidad", expresó la escuela en un comunicado.

Escrache público 

La organización identificó a uno de los padres implicados en el episodio de la semana pasada, un profesional odontólogo que, según Acuña, "representa con su mentalidad la fobia hacia los pobres". 

Es por eso que Acuña junto a otros movimientos sociales fueron a pedir al Colegio de Odontólogos del Chaco que se desafecte a esta persona de la atención pública "ya que el trabajar en un espacio donde por casualidad podamos acudir representa un peligro que pone en riesgo la vida de los más vulnerables".