Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/211709

Un pedido mundial para mejorar el acceso a la insulina

La pandemia de Covid-19 sigue generando muchos desafíos en el cuidado de la salud, el más especial es asegurar el acceso a los servicios y los medicamentos esenciales de las  personas que viven con diabetes.

Cada fecha en la que se conmemora el Día Mundial de la Diabetes constituye en una oportunidad para crear conciencia sobre el impacto de esta enfermedad, como también para compartir las acciones que se desarrollan a nivel mundial junto con los pasos a seguir para mejorar su prevención, diagnóstico y manejo.

Este 2021, la campaña está orientada a dar visibilidad a las personas que conviven con diabetes y a la necesidad real de facilitar el acceso al tratamiento de la patología y demás complicaciones que se encuentran para obtener medicación, dispositivos, atención psicológica y hábitos saludables.

La histórica campaña de concientización comenzó en 1991, y fue instaurada por la Federación Internacional de Diabetes y la Organización Mundial de la Salud, como respuesta al alarmante aumento de los casos de diabetes en el mundo.

Crear conciencia sobre la necesidad de ampliar los servicios de diagnóstico y tratamiento de la diabetes forma parte del fortalecimiento del sistema de salud y del acceso a los procedimientos correspondientes.

En esa línea, el tema de este año 2021 "El acceso al cuidado de la diabetes: si no ahora, ¿cuándo?", reunió a la Organización Panamericana de la Salud y a la Organización Mundial de la Salud junto con sus socios con el fin de obtener la atención de los gobiernos y actores principales de la salud mundial, sobre la necesidad de mantener y mejorar el acceso a los servicios de salud y a los medicamentos e insumos para el diagnóstico, tratamiento y automanejo de diabetes.

En el marco de haberse conmemorado el 14 de noviembre el día mundial, la OMS elevó un pedido para mejorar el acceso a la insulina, ya que —según las últimas cifras— una de cada dos personas que la necesitan para tratar su diabetes no la obtiene.

Según la agencia de salud de la ONU, los mercados mundiales han pasado de la insulina humana —que se puede producir a un costo relativamente bajo— a la utilización de insulinas sintéticas, que pueden resultar hasta tres veces más costosas, según información divulgada por la agencia de noticias ANSA.

Así, la OMS con su pedido busca mejorar el acceso a la insulina mediante la regulación de los precios y los márgenes de beneficio, a través de compras conjuntas y una mayor transparencia de precios.

Un siglo después de su descubrimiento, la insulina —el fármaco clave para tratar la diabetes— todavía está fuera del alcance de millones de personas con esa enfermedad, tal como lo señala un informe de la OMS.

El objetivo es cumplir la promesa hecha hace cien años: universalizar el acceso a este medicamento que salva vidas, rompiendo las barreras de los altos precios y la baja disponibilidad de insulina humana, en un mercado dominado por solo unos pocos fabricantes y sistemas sanitario débiles, agrega ANSA.

"Los científicos que descubrieron esta droga hace cien años se negaron a sacar provecho de su descubrimiento y vendieron la patente por un solo dólar", recordó Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

"Desafortunadamente, este gesto de solidaridad fue superado por un comercio multimillonario que ha creado grandes brechas en el acceso a la droga —agregó— especialmente en los países en desarrollo".

La diabetes es una enfermedad caracterizada por niveles elevados de azúcar en sangre que, con el tiempo, pueden provocar graves daños en el corazón, los vasos sanguíneos, los ojos, los riñones y los nervios. Todas esas complicaciones serias solo pueden contrarrestarse con insulina.

Para nueve millones de personas en todo el mundo que viven con diabetes tipo 1, diabetes juvenil —una enfermedad crónica en la que el páncreas produce poca o ninguna insulina— tomar el medicamento convierte la enfermedad en un estado manejable.

Mientras tanto, existen otros 60 millones de personas que viven con diabetes tipo 2, la forma más común de la enfermedad, que se presenta en adultos y para la cual la insulina es esencial para reducir el riesgo de insuficiencia renal, ceguera y amputación.

Se estima que 1 de cada 10 argentinos de 18 años o más tiene diabetes y dado que, por varios años permanece sin síntomas, aproximadamente 4 de cada 10 personas que la padecen desconocen su condición.

Los últimos relevamientos indicaban que en nuestro país más del 60% de los adultos están excedidos de peso y son sedentarios, una tasa que viene elevándose desde hace años. En estrecha relación con esos factores, la prevalencia de la diabetes registró un aumento significativo de la población afectada.