Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/211591

Los 100 años de Irma Carolina Scacchi

Irma nació un 12 de noviembre de 1921 en la ciudad de Paraná, Entre Ríos, y ayer festejó sus 100 años en compañía de sus hijos, nietos, bisnietos y sobrinos. Es socia Honoraria del Rotary Club Resistencia Oeste, y hasta hoy continúa su actividad solidaria.

Irma Carolina Scacchi pasó su infancia en la casa paterna de calle Catamarca de la ciudad de Paraná (Entre Ríos), donde vivió hasta el año 1945, fecha en que contrajo matrimonio y se trasladó a la ciudad de Resistencia.

Irma Carolina Scacchi.

Sus padres fueron Alfredo Gaudencio Scacchi y Teodolinda Clementina Erbetta, quienes formaron una extensa familia con 11 hijos; y durante varios años convivieron en Paraná con su familia, su abuelo materno, Gaudencio Erbetta y su tía Cristina, hermana de su abuelo paterno, Alfredo Costanzo Scacchi.

Teodolinda, Alfredo Scacchi y sus 11 hijos.

Cursó la escuela primaria en la Escuela Nacional Rivadavia hasta 4° grado; luego pasó a la Escuela Centenario donde cursó el 5° grado, y finalizó el ciclo primario cursando el 6° grado en la Escuela Normal Nacional, donde continuó hasta recibirse de Maestra Normal Nacional. Luego, estudió Profesorado de Matemáticas en el Instituto del Profesorado de Paraná. Al mismo tiempo se dedicó al estudio de música, obteniendo el título de Profesora de Violín en el año 1943.

La familia de Irma siempre tiene motivos para festejar.

El 22 de septiembre de 1945, con 24 años, se casó con Robert Turnbull Mackinnon, nacido también en Paraná (hijo de William Yuill Mackinnon y Margarita Barnes). Al día siguiente, los recién casados partieron en barco desde el puerto de Paraná hacia la ciudad de Corrientes, y de allí cruzaron en balsa el río Paraná para trasladarse a la ciudad de Resistencia (Chaco), donde fijaron su residencia en una casa alquilada en Avenida Sarmiento 680, mientras construían su propia casa al 670 de la misma avenida, donde reside hasta el día de hoy. Robert (Tito), ya trabajaba en Resistencia desde 1942, cuando todavía no contraían matrimonio; su hermano Guillermo Yuill (Sonny), también se encontraba viviendo en la misma ciudad.

Irma y Robert en el día de su boda.

Irma y Robert tuvieron cinco hijos. Roberto Eduardo, es ingeniero mecánico y está casado con Nelly Alicia Maglione, escribana. María Inés es contadora pública nacional, casada con Carlos Osvaldo Scornik, arquitecto. María Elena también es contadora pública nacional; casada con Hugo Horacio Cerrudo, que eligió la misma profesión.

Alicia Beatriz es licenciada en trabajo social. Alejandro es arquitecto y está casado con María José Lacasa, psicóloga.

De los matrimonios de sus hijos nacieron a la fecha 14 nietos y 22 bisnietos. Siendo los nietos: Santiago, Andrés y Alfredo Mackinnon. Adriana, Marina y Carolina Scacchi.

Irma, está armando las botellas de amor para eliminar el plástico contaminante del medio ambiente.

Aníbal, Patricia, Diego, Ignacio, Juan y Laura Cerrudo. Brendan y Lorena Mackinnon.

Bisnietos: Agustina, Gaspar y Amanda Mackinnon. Lautaro y Emilia Mackinnon.

Sebastián Mackinnon. Valentina y Paulina Beveraggi. Agustina y Matías Rodriguez Scornik. Julieta Honnorat. Inés, Julia y Hugo Cerrudo. Fausto y Emilia Sachetti. Elena y Facundo Cerrudo. Lara y Lucía Cerrudo. Augusto y Manuel García.

En mayo de 1946 comenzó a desempeñarse como profesora de matemáticas en la Escuela Nacional de Comercio de Resistencia, ejerciendo su profesión en el mismo establecimiento hasta diciembre de 1976, fecha que obtuvo su jubilación, recibiendo el merecido reconocimiento de ex alumnos y ex colegas, como de las autoridades institucionales, por su permanente dedicación y colaboración como docente.

Alfredo Blanco le colocó el pin de Socia Honorífica del RC Resistencia Oeste.

En el año 1963 fue convocada, junto a su esposo Robert, por Dora Cardozo de Galíndez para organizar la filial Resistencia de Alcec –Liga Argentina de Lucha Contra el Cáncer-, institución dedicada a la prevención y diagnóstico temprano de esta enfermedad, encaminada a lograr que los más necesitados reciban una atención esmerada, digna e igualitaria.

Desde su fundación hasta el año 2003 se desempeñó como tesorera de la Institución, desplegando esta tarea con rectitud, firmeza y decisión. Su esposo, Don Robert, asesor de Alcec, fue un colaborador incondicional, voluntario insustituible, motor generador de muchas realizaciones, entre ellas, la habilitación, dirección y administración de la playa de estacionamiento frente a la Casa de Gobierno, y la construcción del Centro de Medicina Nuclear y Radium ubicado en el Hospital Julio C. Perrando de Resistencia.

En el mes marzo 2010, en el marco de la celebración por el Día Internacional de la Mujer y la tradicional elección de la Mujer Destacada del año, se encontró nominada junto a otro grupo de valerosas mujeres destacadas en distintas tareas; en este caso por su continuo trabajo en la Asociación de la Liga Argentina de Lucha Contra el Cáncer, en esta oportunidad como Voluntaria, desempeñando esta tarea por muchos años más.

Continuando con sus actitudes solidarias, contando ya con 98 años y con cierta dificultad para caminar por haber sido operada de caderas, inició un ejemplar trabajo para disminuir la contaminación ambiental, por lo menos terminar en la ciudad con los residuos plásticos. Esto consiste en llenar botellas plásticas con bolsas de nylon, cajas tetrabrik recortadas en pequeños cuadraditos, paquetes de galletitas, fideos o cualquier otro artículo. Estas botellas, llamadas ladrillos ecológicos, tienen distintos destinos y son recolectadas por Fundaciones y ONG.

Los integrantes del Rotary Club de Resistencia Oeste tomaron conocimiento de la tarea que Irma llevaba a cabo con tanto entusiasmo, y la incorporaron como Socia Honoraria en el mes de noviembre de 2020, por su vocación de servicio para con el medio ambiente y su destacado espíritu de solidaridad. Hoy a sus 100 años de vida, continúa muy entusiasta produciendo sus ‘botellas de amor’.