Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/211348

Rusia sigue rompiendo récords de casos de Covid-19 pese a la semana no laborable

El paìs registró un nuevo récord de contagios de coronavirus en la última jornada, una señal de que el virus no da tregua pese a que esta semana se redujo la circulación de personas debido a un decreto del Gobierno que agregó tres días no laborables a dos feriados del calendario para contener la expansión del virus.

El presidente ruso decretó una semana no laborable, a a pesar de lo cual los contagios llegaron a un nuevo pico.

   Según cifras oficiales, 41.335 nuevos contagios fueron registrados las últimas 24 horas, un récord desde el inicio de la pandemia. El país también registró 1.888 muertos durante el mismo periodo, una cifra ligeramente inferior comparada con la de ayer.

   Rusia, el país europeo con más fallecidos por coronavirus, registró más de 8,7 millones de casos desde el inicio de la pandemia y 245.635 decesos, de acuerdo las cifras oficiales.  El récord de contagios de hoy se da en plena semana no laborable en el país, decretada por el presidente, Vladimir Putin, entre el 30 de octubre y el 7 de noviembre, para tratar de bajar los contagios.

   En Moscú, donde se registran los mayores contagios, están cerradas las escuelas, las tiendas, los gimnasios y otros servicios "no esenciales".

   La rápida propagación del coronavirus en Rusia se puede explicar por la baja tasa de vacunación de la población en un contexto de desconfianza generalizada. Hasta la fecha solo el 33,8% de los rusos están totalmente inmunizados. Además, por la importante transmisión comunitaria hace semanas de la variante Delta, considerada más contagiosa.

La primera ministra neozelandesa Jacinda Ardern, que tuvo una buena actuación en la primera ola de la pandemia, no acierta ahora con las medidas para contenerla.

Nueva Zelanda: más de 200 casos diarios 

   Nueva Zelanda superó los 200 contagios de coronavirus diarios por primera vez desde el inicio de la pandemia, informaron las autoridades del país insular, uno de los más elogiados en el mundo por su estrategia para contener el virus.

   De las 206 nuevas infecciones registradas en la última jornada, 200 fueron detectadas en la región de Auckland, la más habitada y motor económico del país. Actualmente rigen en esa zona una serie de restricciones que está previsto que se relajen el lunes, lo que permitiría la reapertura de tiendas, museos y bibliotecas públicas -siempre con el uso de mascarillas y distancia social-, y aumentaría de 10 a 25 el número de personas que pueden participar en una reunión al aire libre, según el diario local NZ Herald.

   Aun así, las autoridades temen que el descubrimiento de trazas del coronavirus en aguas residuales en las localidades de Gisborne y Napier, que de momento no está ligado a ningún caso conocido, pueda indicar la presencia de positivos sin detectar en estas comunidades de la Isla Norte.

   La primera ministra del país, Jacinda Ardern, se mostró confiada en que las altas cifras de vacunación hagan que "cada caso de Covid-19 no provoque la ansiedad de un cierre repentino", en un discurso durante la conferencia del partido Laborista.

   Según Ardern, "en las próximas semanas" el país verá "el nivel de protección de las comunidades crecer a medida que más personas se vacunen".

   Según datos del Ministerio de Salud de Nueva Zelanda, un 77% de la población por encima de los 12 años de edad ha sido completamente inmunizada contra la enfermedad, mientras que casi el 90% ha recibido al menos una dosis.

   En el país, de unos cinco millones de habitantes, un total de 7.342 personas se contagiaron de coronavirus y 31 murieron desde el inicio de la pandemia.