Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/211060

Evelyn H. Lauder Tributo a su vida

Evelyn H. Lauder dejó su huella por el papel que tuvo en la empresa Estée Lauder, así como por su arduo trabajo en la lucha contra el cáncer de mama y las campañas de prevención que hizo a lo largo de su vida.

Nació en Viena en 1936, en plena ocupación nazi, en una familia judía de clase media. Sus padres y ella lograron huir al Reino Unido para, finalmente, instalarse en Nueva York en 1940. Su vinculación a la casa de cosmética Estée Lauder llegó en 1959, cuando se casó con Leonard Lauder, hijo de la fundadora de la compañía.

Hoy es uno de los grandes emporios de la cosmética y la belleza, pero esta casa siempre ha sido y es una empresa familiar. Su primer gran hito dentro de la empresa tuvo lugar en 1968 con el lanzamiento de la marca Clinique. El año anterior había leído en la revista Vogue un artículo sobre la salud de la piel que llamó su atención y la llevó a contratar a dos médicos para crear una nueva línea.

Fueron los primeros productos testados dermatológicamente y la propia Evelyn fue la primera en ponerse esa bata blanca de laboratorio que aún hoy llevan las vendedoras de Clinique. Evelyn probaba personalmente cada uno de los cosméticos Lauder. “¡Claro, mi nombre está escrito en los envases! No lanzamos ni un solo cosmético, por muchos años que llevemos investigándolo, a no ser que sea perfecto”. “Mi suegra, Estée Lauder, solía decir que se puede engañar a las mujeres sólo una vez”.

Ella logró convertirse en vicepresidente senior corporativo y miembro de la junta de supervisores en el Sloan-Kettering Memorial Cancer Center. En 1989 le diagnosticaron cáncer de mama y ocupó su propia experiencia para crear junto con Alexandra Penney, editora de la revista Self, el listón rosado, que se convirtió en el símbolo mundial de la lucha contra el cáncer de mama. Junto con su esposo lanzó The Estée Lauder Companies› Breast Cancer Awareness (BCA) Campaign, una campaña que buscaba prevenir y tratar a mujeres de todo el mundo que padecían lo mismo que ella.

“Me inspiré en las actividades sobre el SIDA, que estaban llamando mucho la atención, y yo pregunté: ¿Cuántas mujeres contraen cáncer de seno y cuántas mueren cada año? El resultado fue el doble de las víctimas de SIDA. Entonces empecé The Breast Cancer Research Foundation. El lazo rosado fue nuestra respuesta al lazo rojo para la lucha contra el SIDA y todavía no han visto nada, tengo muchas ideas”, dijo en una entrevista.

Evelyn y Alexandra enviaron un listón rosado a la Casa Blanca, dirigido a la primera dama, en turno, de Estados Unidos Hillary Clinton, por lo que su esposo, Bill Clinton, proclamó el 19 de octubre Día Nacional de la Mamografía.

Además, de todas las atribuciones históricas que estaba logrando, tuvo muchos más éxitos, con subastas, ventas de libros, campañas y en el 2000, lanzó la BCA Campaign Global Landmark Illumination, que se basaba en iluminar famosos monumentos en todo el mundo. Si bien dedicaba casi todo su tiempo a Estée Lauder y a la fundación, su otra gran pasión fue la fotografía. Ha expuesto en numerosas ocasiones, incluso en la Sala Durán de Madrid, y siempre en beneficio del lazo rosa.

Como gran amante de las plantas y la jardinería, las flores siempre estaban presentes en sus imágenes. Demostró tener un gran sentido del humor con su serie de fotos Head Vase Ladies (jarrones de cabeza de mujer), donde retrataba unas piezas muy kitsch tocadas con flores frescas o secas. Una vida tan activa como la de Evelyn Lauder le permitió ser madre, esposa, empresaria, activista, fotógrafa, gran dama de la sociedad de Manhattan, y hasta cocinera.

En 2006 publicó un libro de recetas saludables cuyos beneficios, por supuesto, destinó a la lucha contra el cáncer de mama. A pesar de su incansable lucha, Evelyn murió a los 75 años de edad, el sábado 12 de noviembre de 2011, pero de cáncer ovárico, sin embargo, su legado altruista sigue rindiendo frutos hasta ahora.

A poco de que se cumplan 10 años de su fallecimiento, las bases para continuar su legado están bien sólidas y miles de voluntarios alrededor de todo el mundo trabajamos desinteresadamente para que así sea.