Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210975

Nuevas competencias para trabajos del futuro

Invertir en recursos humanos con habilidades para los puestos de trabajo del futuro se ha convertido en una necesidad crítica y urgente. Así lo advierte un reciente informe del Banco Mundial que considera, además, que los mercados laborales superarán la pandemia con cambios irreversibles. En ese contexto, sostiene el organismo internacional, puede ocurrir que muchos de los puestos de trabajo que se perdieron durante la crisis sanitaria global no vuelvan a crearse. Por eso es necesario poner la atención en las nuevas demandas del mercado laboral.

“La vía rápida hacia nuevas competencias. Programas cortos de educación superior en América Latina y el Caribe”. Tal es el nombre de la nueva publicación del Banco Mundial que a lo largo de más de 200 páginas ofrece pistas para responder a los interrogantes que plantearán los mercados laborales pospandemia. ¿Cómo será el mercado laboral en los próximos años? Es la pregunta que se hacen muchos jóvenes que terminan sus estudios de nivel medio y se preparan para ingresar en la etapa siguiente de formación superior. ¿El mundo del trabajo, especialmente el segmento que dentro de cinco o diez años ofrecerá las mejores remuneraciones, seguirá demandando las mismas habilidades que exige hoy? Quienes siguen de cerca la evolución del mercado laboral recuerdan que a lo largo de la historia los oficios y las profesiones cambiaron al calor de las transformaciones sociales de cada época. Y observan que incluso antes de la irrupción de la pandemia ya había señales claras de cambios profundos en las habilidades más demandadas hoy. Claro que habrá profesiones tradicionales cuyos servicios seguirán siendo demandados. Pero dejando de lado esa situación en particular, el desafío pasa por identificar las nuevas capacidades y perfiles profesionales que ya comienzan a ser más requeridos por las empresas y que, como plantea el Banco Mundial en su informe, podrían asegurar una mayor empleabilidad en países como el nuestro en el que urge sentar las bases de una economía más productiva y una sociedad más equitativa. En ese sentido, el BM observa que en el último año, las máquinas y las plataformas electrónicas han sustituido a los trabajadores en algunos sectores, pero también se ha comprobado que a las personas con habilidades analíticas les ha ido bien durante la pandemia.

“Cuando las empresas comiencen a contratar, muchas buscarán nuevas habilidades. La readaptación profesional y la formación complementaria de la población serán fundamentales, no solo para la recuperación y la transformación económica, sino también para la equidad y la inclusión”, remarca el trabajo del organismo internacional, para señalar luego que, en ese sentido, los programas técnicos de educación superior pueden ser una herramienta sumamente eficaz en momentos de crisis como la actual pandemia de Covid-19, en que millones de personas en los países de América Latina y el Caribe necesitan entrenamiento laboral y adquirir nuevas habilidades para insertarse de manera urgente en el mercado formal de trabajo.

Según el Banco Mundial, las carreras técnicas de nivel superior (también llamadas programas técnicos y tecnológicos, tecnicaturas, carreras terciarias, carreras de nivel técnico superior, cursos tecnológicos, cursos técnico-profesionales, carreras profesionales, y cursos superiores de tecnología) que formen recursos humanos calificados en solo dos o tres años pueden dar un mayor impulso al empleo y la recuperación económica de América Latina y el Caribe. Algunas se enfocan en áreas de conocimiento tradicionales como la publicidad, el marketing digital, los servicios de hotelería, la logística, el diseño gráfico, y la electrónica. Otros se centran en áreas más recientes e innovadoras, como el diseño de aplicaciones, la animación digital, la inteligencia de datos, el diseño web, la ciberseguridad, y las redes sociales. Los datos presentados en el informe del Banco Mundial demuestran que, en promedio, estas carreras producen buenos resultados académicos y laborales.

Las nuevas generaciones se enfrentan a los desafíos que presenta el vertiginoso avance de la digitalización a gran escala, un fenómeno que se aceleró aún más durante la pandemia. Por eso es importante que los jóvenes, y también los adultos, conozcan cuáles son las nuevas competencias que demanda el mundo del trabajo y, a la vez, estén preparados para los cambios que ya están en marcha y que, con seguridad, alterarán las relaciones sociales y laborales.