Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210723
La idea nació a partir del cierre de su comercio durante la pandemia

Diseñó una heladera con revestimiento de algarrobo y quiere fabricarla en el Chaco

El emprendedor radicado hace años en la provincia pide que el gobernador Jorge Capitanich conozca el producto.   

Vista interior de la heladera familiar con revestimiento de madera. Foto: Emilio Ozor

“Está patentada, es la única en el mercado y la característica principal es que no conduce electricidad, por lo que se acabaron las electrocuciones de personas”, sostiene a NORTE Emilio Mateo Ozor. Inspirado en modelos vintage de heladeras industriales se le ocurrió diseñar un modelo familiar.

El emprendedor comercial antes tuvo una pizzería en Resistencia pero en pleno confinamiento sanitario tuvo que cerrar.

El diseño de un electrodoméstico con revestimiento de madera de algarrobo chaqueño es un rasgo que él plantea como un plus para la industria local. Por eso presentó el producto a autoridades del gobierno “pensando que me iban a apoyar”, dice.  

Desde la presentación del proyecto hasta la situación actual transcurrieron seis meses sin tener avances.  

El ministro de Producción, Industria y Empleo Sebastián Lifton fue a verla junto con el diputado Juan Carlos Ayala y le dijeron que “era espectacular que si la veía Capitanich se iba a volver loco, porque era un producto hermoso”.

Después le enviaron a dos licenciadas para tomar detalles, las comunicaciones continuaron con el compromiso de ayuda con la compra de maderas. Pero “solo trajeron cinco que estaban viejas, usadas y no servían”, describe.  

En la última reunión que tuvo por el proyecto acordaron el envío de 25 maderas y que le iban a dar un crédito por $250.000. “Me descontaron $20.000, cobré $230.000 con los que compré herramientas y no pude avanzar porque nunca llegó la madera”, lamenta.

En Castelli un proveedor de madera le avisó vía audio que reproduce en NORTE que la compra que tendría que haber realizado Recursos Naturales no se efectivizó. El hombre que iba a venderle tableros de algarrobo, solo recibió pedidos de presupuestos.

Además dice que recurrió al diario para ver si es posible tener una audiencia con el gobernador Jorge Capitanich, para que él vea el producto y le diga qué le parece.

“No quiero hablar con nadie más porque todos me mintieron. O si no veré de fabricarla en Corrientes, hasta de Chile me dijeron que hay posibilidades”, repara.

“Por ahora subsistí porque doy cursos”, confiesa en una entrevista con NORTE. “Estoy produciendo un elemento de gran necesidad, todos tenemos problemas de heladeras, ¿por qué no las puedo hacer en el Chaco?, ¿qué es lo que hice mal?”, se pregunta.