Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210558

Juan Manzur voló a Estados Unidos en un jet sanitario de la provincia de Tucumán

A las 8, el Jefe de Gabinete subió al avión del estado provincial, un Lear Jet 60, que despegó desde el aeroparque porteño; a las 9:32, la aeronave sobrevoló Formosa y salió del país; viaja para hacer gestiones con Guzmán.

Manzur aborda el avión sanitario de Tucumán, esta mañana, en Aeroparque. Foto: Ricardo Pristupluk.

Juan Manzur es jefe de Gabinete pero se mueve como si fuese el jefe del Estado. Tan propio siente los bienes públicos que para viajar a los Estados Unidos utilizó un avión sanitario de la provincia de Tucumán. El gobernador, de licencia en su cargo, decidió no ir en vuelo regular sino que prefirió un jet que desde hace años lo lleva de un lado a otro.

El Lear Jet 60 matrícula LV-CKA, de propiedad del estado provincial, lo esperaba en el Aeroparque Jorge Newbery, en la zona de la terminal de vuelos privados. Los mecánicos y pilotos ya trabajaban desde temprano para que el funcionario no tuviese que esperar. La logística fue perfecta. A las 8 llegó Manzur, de traje y barbijo. Subió al avión y pocos minutos después, despegó.

A esa hora de la mañana, todos los aviones despegaban de cabecera Norte hacia la Sur. Pero el avión blanco, decorado con una línea roja y otra azul, enfiló hacia el otro lado de la pista e inició su carrera hacia el otro lado. LA NACION esperaba desde temprano la salida del funcionario.

Manzur, que estos días acompañó al presidente Alberto Fernández en su visita a Tucumán, tiene previsto viajar mañana por la noche a Estados Unidos, en un periplo relámpago que tiene por objetivo aceitar los vínculos con la administración del presidente Joe Biden y empresarios de ese país.

El avión de la provincia de Tucumán, en el momento de salir del país, a las 9:35AM de Argentina.

Según consignó LA NACION, “la llave de entrada para este viaje en particular es Dan Restrepo, exasesor de Seguridad Nacional para América Latina durante la presidencia del también demócrata Barack Obama”. “El viaje de Manzur (que tiene sólidos vínculos con representantes del empresariado en Estados Unidos) tiene como objetivo adicional preparar el terreno para un próximo viaje del presidente a Estados Unidos, un objetivo compartido por el embajador argentino en la capital política norteamericana, Jorge Arguello”, escribió Jaime Rosemberg.

A la 9.32 el avión abandonó el país. Sobrevoló Formosa y salió por encima del río Pilcomayo por el espacio aéreo de Paraguay. El vuelo del ministro se puede seguir en las páginas que siguen los itinerarios de los aviones sólo con consignar la matrícula. Según e plan de vuelo, la primer escala será Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia.

El Lear Jet de Tucumán, en Aeroparque; Manzur a punto de subir. Foto: Ricardo Pristupluk.

Ayer, cuando se presentaron los documentos para realizar el trayecto, varios de los que recibieron el pedido se asombraron. Sucede que el avión es de la provincia, está comprado como sanitario y, además, el destino al que se vuela, Nueva York, tiene varias frecuencias desde la Argentina. Desde entonces, los rumores sobre la partida del ministro se multiplicaron.

En diciembre de 2020, el entonces gobernador Manzur pidió autorización a la Legislatura provincial para comprar un avión por 4,5 millones de dólares. Argumentó, para que sea aprobada la iniciativa, que el los últimos años se incrementó el pedido de vuelos sanitarios. En el proyecto de ley indicó que la operación “resulta necesario para cubrir las demandas operativas de la Dirección Provincial de Aeronáutica”. Además, indicó que “la intención es adquirir un Lear Jet 60 XR, ya que satisface las exigencias impuestas en los vuelos operativos por argentina y el resto del mundo”.

“El avión sanitario está a disposición para quien lo necesite”, dijo Manzur el 2 de septiembre pasado, cuando la aeronave partió desde Tucumán a Buenos Aires para traer de regreso a la provincia a León, un pequeño que sufre una enfermedad terminal y quiso reencontrarse con sus familiares. Esta vez lo necesitó él, el jefe de Gabinete nacional, para viajar y aceitar los lazos con Estados Unidos. Y fiel a sus palabras, lo usó por necesidad.

Fuente: Diego Cabot para LA NACION.