Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210080

La ruleta: el juego que sigue vigente después de tres siglos

Desde las mesas más lujosas en los mejores establecimientos para realizar apuestas, hasta en pequeñas cajas de juegos de mesa o incluso en sitios web o en aplicaciones para smartphones y tablets, la ruleta debe ser de lo más conocido del mundo del casino.

Por eso, te vamos a contar aquí un poco más sobre los distintos formatos de esta rueda y “trampas” argumentales en las que caen jugadores más novatos.

Breve mención sobre su origen

Así como ocurre con muchos dispositivos o fabricaciones, hay distintas versiones sobre cuál fue la primera ruleta tal como se la conoce hoy en día. 

Pero puede decirse que del juego llamado Biribi y la invención de una rueda para investigar sobre máquinas de movimiento perpetuo, fue que surgió la ruleta en el SXVIII. Según lo documentado el formato actual responde a uno similar al que se usaba a fines de ese mismo siglo. 

En ese entonces ganó tal fama y aceptación, que se esparció por toda Europa y por Estados Unidos, siendo protagonista en la “capital” de las apuestas: Monte Carlo.

Tipos y formatos de ruletas

Con tanta expansión, es lógico que hayan surgido distintas variaciones o modelos propios de algunos países, y es preferible no hablar del formato más conocido ya que eso varía según región o continente. Así que, entre los más comunes, hay:

-          Ruleta Europea: tiene 37 casillas y entre ellas incluye un único 0. Puede ser la favorita de muchos ya que al tener un casillero menos que la versión estadounidense, reduce las chances de la banca de ganar.

-          Ruleta estilo americano: aparece en incontables series y films, con sus 38 espacios para que caiga la bola, con 0 y 00. Es la versión “estándar” de las ruletas como se las conocen comúnmente.

-          Adaptaciones: ejemplo de esto es la ruleta múltiple, que involucra una apuesta única en simultáneo en ocho ruedas; otro caso es el de la ruleta con doble bola, lo que altera las chances de sacar el número seleccionado, y también cuánto paga la casa si ganas.

Además de los distintos estilos, también hay distintos formatos o soportes:

-          Ruleta 3D: con un ritmo mucho más veloz que la ruleta clásica, responde a un estilo similar, ya que todo se hace a través de pantallas, donde seleccionas tus apuestas y luego observas en formato de video animado qué sale en la ruleta. Puede ser tanto en el lugar físico del casino, como también hay adaptaciones para smartphones o sitios web de apuestas.

-          Ruleta virtual en vivo: es un híbrido entre el de video y el analógico, ya que tus apuestas son hechas digitalmente (comúnmente suele ser en plataformas o apps de apuestas), pero puedes ver una ruleta real y una persona real tirando la bola en tiempo real.

¿Y la ruleta rusa?

Tanto en películas, cuentos o series hemos visto menciones a la ruleta rusa  como un juego de azar en el que se carga una bala en el barril de un revólver, ese mismo barril se lo gira como una ruleta de casino y los jugadores jalan el gatillo, de forma que el menos afortunado recibirá el impacto del arma de fuego.

En cuanto a juegos de casino, no hay registro de un tipo de ruleta de casino que responda a un formato adoptado o creado en Rusia. Sólo se encuentran apps, sitios web o juegos online que tienen una temática de símbolos rusos, o con personal de casino oriundo de ese país y que, por tanto, habla en esa lengua.

Ojo con las trampas auto-inducidas

Como todo juego de casino clásico u online, tiene su propio “universo” de prácticas, estrategias, tácticas y cálculos, por lo que, si deseas instruirte, verás los aspectos a considerar para elegir una .

De esta manera, ten cuidado con caer en “trampas” que quiten disfrute a tu experiencia, como son:

-           La falacia del costo irrecuperable. Implica pensar que si ya apostaste mucho dinero en un juego o estrategia, todo lo gastado perdería sentido si te retiras. Pero, objetivamente hablando, no hay argumento ni prueba que asegure que seguir jugando te garantizaría una victoria, ni quitaría sentido en sí mismo a lo apostado.

Falacia del apostador. Es la idea de que cuanto más sucede algo, menos probabilidades hay de que vuelva a ocurrir. Ejemplo: si salió muchas veces un casillero rojo, la próxima saldrá negro. Ten cuidado con esta trampa mental, y si dudas de esto, te invitamos a leer sobre por qué también se la llama“falacia de Monte Carlo”.