Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210061
Sebastián Latashen

Columnista

En sus marcas: ¿Listos?

Arquímedes de Siracusa fue un físico, ingeniero, inventor, astrónomo y matemático griego. Se considera que fue uno de los matemáticos más grandes de la antigüedad y, además, popularmente le atribuimos la exclamación ¡Eureka! (¡Lo he descubierto!, en griego), expresión que se cree popularmente que pronunció cuando realizó uno de sus inventos.  Es así que, en el mundo moderno, la exclamación «eureka» es utilizada como celebración de un descubrimiento, hallazgo o idea innovadora.

Usain Bolt.

Pensemos entonces ese instante en el cual usted, amigo empresario pyme, se le ocurrió una idea, tal vez al ver una necesidad y encontrar una oportunidad de satisfacerla. O quizás en el momento arquimidiano en el cual se le sobrevino un proyecto de desarrollo de un producto, y mucho más cuando todo fluía, los números cerraban y consideraste que había mercado para tu emprendimiento. 

Durante esos instantes, pueden presentarse sensaciones de entusiasmo y ansiedad comparables solamente la sala de espera de un parto.  De todas maneras, no todo es color de rosas. Es que esos sentimientos pueden verse frustrados a la hora de elegir ponerle un nombre a estas hermosas ideas. 

Esto es porque, entre otras cosas, a diferencia de cuando somos padres, no existe un Registro Civil de marcas. Lo más parecido a aquello, es el de Registro de Propiedad Intelectual, pero lamentablemente, este último nos dice que no tenemos que hacer para que nos copien la idea y no lo que necesitamos para lograr llamar la atención necesaria a nuestro mercado objetivo. 

Partamos del hecho popularmente conocido de que la marca depende gran parte del cumplimiento de las metas de marketing propuestas pero, paradójicamente, no solemos detenernos tanto en ella como con el diseño del producto, cuestiones financieras o armado del equipo necesario para llevarlo adelante. 

Por ello, hoy te traigo cinco condiciones fundamentales a tener en cuenta a la hora de nombrar tu marca:

En primer lugar, siempre se sugiere que sea un nombre fácil de pronunciar y recordar: muchos queremos usar nuestro nombre o el de algún ser querido, para poner nuestra impronta. Pero, antes de usar tu nombre para identificar un producto o empresa, evalúa cuidadosamente para verificar si es aceptable.  ¿Otras empresas del mercado lo hacen? ¿Es adecuado para el público que querés llegar y el producto o servicio que quiero vender?

Otro punto a tener en cuenta es la capacidad descriptiva del nombre, pues puede ser de gran utilidad un nombre que sugiera el principal beneficio del producto. Pensá ¿Qué necesidad satisface? ¿Qué deseo logra complacer? ¿Esto se transmite en mi marca de modo directo o indirecto?

Además, es fundamental que el nombre pueda tener protección legal. No vale la pena arriesgarse copiando la marca de otras personas, principalmente porque si una marca no es original, menos podemos esperar que el producto lo sea o que se instale en la memoria de las personas y el mercado. 

También es importante pensar un nombre con posibilidades promocionales. Por ejemplo, los nombres demasiado largos no son compatibles con el buen diseño de un plan de comunicación integral. 

Por otra parte, es bueno usar nombres que puedan usarse en varias líneas de productos similares, dado que es importante formar un concepto que se pueda asociar a distintos bienes o servicios a proveer.  

Finalmente, es recomendable que nunca te olvidés de visualizar tu marca como un sello distintivo de todo lo que promoves, no solo ese producto que estas por lanzar al mercado. Tené muy presente: ¿Cuáles son tus valores? ¿Por qué  cosa querés que vos y tus equipo sea reconocido?

Recordá siempre transmitir simpleza dado que dirigirte a tu comunidad y entretenerla con tu marca propone la construcción de una realidad deseada por todo aquél que se relacione directa o indirectamente con tu pyme. 

Al transitar este camino estarás dando el primer paso para dejar tu huella y, sobre todo, brindarle identidad a tu proyecto para luego si poder gritar con todas tus ganas ¡Eureka! 

Notas Relacionadas