Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/209912
Hipólito Ruiz

Columnista

El voto es un papel que habla

Nadie se puede hacer el distraído. Ni el electorado ni los postulantes a cargos electivos, sean del oficialismo o de la oposición. Los votos son papeles que hablan, y que han marcado un claro mensaje.

Hoy, el Chaco transita situaciones en las que se replican decisiones tomadas a nivel nacional, pero también tiene sus propios males. Si algo le ha dicho el pueblo chaqueño al gobernador Jorge Capitanich es que hay planteos, reclamos, y también sugerencias que vienen de buena fe, que no le llegan y han quedado en alguna esfera cercana, pero no al destino final, ¿se entiende?

Las quejas que llegaron en primera instancia a los municipios -que son el primer muro de contención de los reclamos sociales iban marcando que algo no andaba bien, más allá de la pandemia. Pero como el voto habla, el resultado electoral de las PASO a las que ahora algunos dirigentes las minimizan, también le dio un mensaje a la oposición.

Es muy saludable que no hay nada para festejar, pero sí hay mucho por trabajar con base en datos reales, concretos. La sociedad cada vez está más anoticiada, es decir, conoce la noticia, más allá de su veracidad o no, pero la conoce, dado que tiene acceso a redes sociales y no será fácil tomarles el pelo con promesas que se sabe que no se podrán cumplir.

Cada pueblo y ciudad del Chaco se van transformando en un parlamento abierto. Es necesario escuchar a los ciudadanos. No hay recetas mágicas, ni billeteo, ni promesas fáciles. Hoy, los jóvenes prefieren una posibilidad laboral que una dádiva provisoria. Han cambiado los modelos, y la política aún parece no haberse dado cuenta.

BOSQUES NATIVOS: LA MIRADA EQUIVOCADA DE LA NACIÓN

El gobierno nacional envió un proyecto de presupuesto 2022 en el que le asigna apenas 3% de lo que le correspondería a la Ley de Bosques. El fondo nacional de bosques en el año 2016, con un dólar a 13 pesos, era aproximadamente de 21 millones de dólares (300 millones de pesos).

En el año, 2017, el fondo se elevó a 500 millones de pesos, que con un dólar de 15 pesos representaba unos 29 millones de dólares, que se distribuían en todas las provincias con bosques nativos, para financiar proyectos de conservación y preservación.

Para el 2022, prevé 1.200 millones de pesos, pero que implican unos 6 millones de dólares, es decir, la cifra más baja desde la sanción de la ley 26.331 en el año 2007. La gravedad de esto pasa desapercibida, pero en realidad, para el hombre de campo, llama la atención.

Tareas silviculturales, podas, raleos del bosque, calles cortafuegos, enriquecimiento, restauración, entre otras prácticas necesarias para la conservación del bosque, requieren combustible, insumos, servicios y máquinas, valuadas en dólar. Esto implica que conservar cada vez es más costoso, sin embargo el financiamiento es cada vez menor. Esto nos trae a la reflexión.

Varios medios nacionales, provinciales y operativos mediáticos de grupos de activistas presionan al gobernador y a la cartera productiva -incluso al Poder Judicial- por más límites, más restricciones, más prohibiciones, pero a cambio no se ofrece ninguna alternativa frente al que tiene condiciones para producir y la actividad relacionada con la conservación es poco rentable. Acá, también, el pueblo dejó su mensaje en el papel del voto.

Notas Relacionadas