Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/209821
Está acusado de homicidio simple

Garantías confirmó que el conductor que mató a un abuelo y su nieto debe seguir preso

Aldo Romero, que manejaba la camioneta que atropelló a Roberto Ramírez y a su nieto Tiziano, así como a otro niño que sobrevivió, deberá seguir preso.

El juzgado de Garantías ratificó la prisión preventiva dictada a Aldo Romero de 56 años y la carátula que imputó el fiscal Roberto Villalba: “homicidio simple, con dolo eventual, daños y lesiones graves”. Por lo que las dos muertes causadas el 14 de julio de 2021, cuando Ramírez de 63 años y su nieto de 5 años, y otro menor de 4, cuando caminaban sobre el puente de la avenida 25 de Mayo al 3950, en Fontana, se encaminan a ser ventiladas en un juicio.

El revés judicial para Romero, lo deja muy cerca de ir a debate, ya que como la defensa recurrió al juzgado de Garantías, no le queda otra instancia por acudir.

Fuentes judiciales confirmaron a NORTE que el conductor seguirá con prisión preventiva y la acusación originaria del Ministerio Público también quedó confirmada.

El hecho que conmovió a la localidad de Fontana, en principio la defensa de Romero buscó que sea investigado como un accidente culposo, lo que permitía a los días que el conductor de la camioneta Amarok pudiera salir en libertad. Pero la gravedad de la acusación impuesta por Villalba y luego confirmada en el juzgado de Garantías a cargo de María de las Mercedes Pereyra, reafirma el grado de culpabilidad, impericia, negligencia y otros agravantes que consideró Villalba para mantenerlo privado de la libertad quien se valió de un video que capta los momentos previos a la fatalidad, donde Romero chocó un vehículo estacionado y a alta velocidad pasó por el puente donde impactó a los tres peatones y la marcha terminó en un local comercial avícola, luego de chocar una estructura que estaba en la vereda.

LOS DETALLES DE LA TRAGEDIA

Romero quedó imputado de “homicidio simple, con dolo eventual, daños y lesiones graves”. Sin embargo la calificación que resolvió el Ministerio Público es de una pena que va de los 8 a 20 años.

Romero el día que declaró ante la fiscal que estaba en ese momento Liliana Irala, dijo sentirse “abrumado y conmovido por lo sucedido” y aportó dos datos gravitantes que tendrán los peritos que determinar si incidieron en el hecho.

Según el acusado, ese día se descompensó. Antes estaba en el negocio de la mujer que queda a tres cuadras de donde se produjo el suceso y se sintió acalorado, por lo que decidió irse a su camioneta a encender el aire acondicionado.

Romero había sido operado de peritonitis y tenía el alta para conducir en las cercanías.

Notas Relacionadas