Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/209615

La educación superior en pandemia se reorganiza para contener al alumnado

El Instituto “Juan Mantovani” brinda educación a estudiantes locales y de otras ciudades. Se considera a los que hoy se les hace imposible radicarse en Sáenz Peña.

Sáenz Peña (Agencia) - La educación terciaria tiene en el centro chaqueño como referente al Instituto de Educación Superior Juan Mantovani que, en el regreso en la provincia de la presencialidad absoluta a las aulas, debió considerar la situación del alumnado proveniente de otras poblaciones chaqueñas, ‘a los que hoy se les hace imposible radicarse en Sáenz Peña‘.

La provincia del Chaco determinó a partir de septiembre el regreso total de los alumnos a las aulas, ‘pero la educación terciaria tiene particularidades que deben ser consideradas‘.

El instituto Juan Mantovani analiza implementar la bimodalidad para satisfacer la demanda del alumnado.

En Presidencia Roque Sáenz Peña, el Instituto Juan Mantovani, dependiente del Ministerio de Educación del Chaco, brinda educación profesional a una gran cantidad de estudiantes locales y provenientes de otros pueblos y ciudades.

La matrícula comprende a jóvenes que en el ciclo lectivo residen en la ciudad y adultos que reparten su jornada laboral con horas de estudio.

‘La presencialidad continua, completa y cuidada, ordenada por resolución ministerial, nos indica que tenemos que volver a las aulas, lo cual es necesario, pero nosotros tenemos alumnos que son sujetos adultos y a los cuales debemos escuchar‘, mencionó Vilma Herrera, rectora del Instituto Mantovani.

Las autoridades de la casa de educación terciaria, en la organización de lo que resta del ciclo lectivo, han realizado una consulta al alumnado para determinar las condiciones en las que se encuentran para poder volver a las clases en los salones.

En la encuesta al estudiantado, mediante reunión de delegados, los alumnos plantearon las complicaciones que les genera el retorno ‘de un día para el otro‘ a las clases en las aulas. Los planteos se concentraron especialmente en la imposibilidad de asumir, sin previsión, los costos de vivir en otra ciudad y, en otros casos, la incompatibilidad con jornadas laborales.

COMPRENSIÓN DE LA REALIDAD

‘La situación es distinta a la que pueda tener un estudiante del secundario o primario porque en nuestra población estudiantil tenemos alumnos que son de otras localidades, muchos de los cuales iniciaron carreras el año pasado, y a los que hoy les es imposible alquilar en Sáenz Peña‘, ejemplificó la rectora del ‘Mantovani‘.

La realidad es que ‘de un día para el otro‘ los estudiantes que residen lejos de esta ciudad, no tienen siquiera la capacidad económica para pagar alquileres de departamentos. En la numerosa matrícula del prestigioso instituto público de educación superior, ‘existen diversas situaciones que se deben contemplar, tras un año y medio de pandemia y sin presencia en las aulas‘.

‘Son realidades que se plantean por la distancia o por cuestiones laborales o personales y que tenemos que considerarlas, lo que implica que nos esté llevando un tiempo adicional organizar los espacios‘, decía la profesora Herrera.

‘Es bastante compleja la organización de espacios, tiempos y actores, para poder amalgamar todos los elementos y que se pueda concretar un regreso a la presencia física en los salones de clases‘, añadió.

LA ALTERNATIVA DE LA BIMODALIDAD

La opción del regreso a la presencialidad total, tal como ocurre en otras casas de altos estudios, se está planificando con complementación de la alternativa de la virtualidad, hasta lograr ‘la vuelta completa de la asistencia al establecimiento educativo‘.

‘El objetivo siempre es acompañar las trayectorias de los estudiantes, sostenerlos y revincularlos a la dinámica institucional, en consecuencia son varios los aspectos que se deben tener en cuenta para el regreso a la presencialidad‘, señaló la rectora del instituto de educación superior Juan Mantovani.

Las inquietudes planteadas por el estudiantado, ‘seguramente irán planteando una nueva manera de organización educativa que se traduce en la bimodalidad‘.

‘La bimodalidad, inimaginable antes de la pandemia, en educación superior es posible porque son adultos y muchos de ellos son cabezas de familias, mujeres embarazadas o residentes en otras poblaciones, todas situaciones que están siendo consideradas en reunión con los profesores y los delegados de las carreras‘, remarcó Vilma Herrera.

Las alternativas son de conocimiento de la Dirección de Educación Superior del Ministerio de Educación de la provincia, destacándose además que ‘el reglamento académico institucional tiene plasmado en sus artículos, que la virtualidad es una forma de acompañamiento a la clase presencial‘.

‘La opción de la bimodalidad está siendo considerada, porque a través de la virtualidad se contemplarían muchas situaciones que merecen ser tenidas en cuenta ya que responden a las necesidades de los estudiantes‘, acotó finalmente la rectora del Instituto de Educación Superior Juan Mantovani. 

Notas Relacionadas