Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/209515

Energía solar, una fuente inagotable para aprovechar

La provincia del Chaco registra valores promedios de radiación solar que podrían ser aprovechados para convertir la luz del sol en electricidad para autoconsumo en hogares, comercios y empresas.

Esa posibilidad de generar energía limpia y abaratar costos, sin embargo, tiene como principales obstáculos la alta inversión inicial que se necesita para acceder a las tecnologías que lo hacen posible y la falta de líneas de crédito para adquirir equipos.

La energía solar se puede aprovechar utilizando paneles solares que convierten la luz del sol en corriente eléctrica; o como energía solar térmica, utilizando equipos diseñados para concentrar en un punto la radiación solar con el objetivo de calentar agua.

Otra posibilidad es utilizar los rayos del sol para calentar agua que, al producir vapor, ofrece la fuerza suficiente para mover turbinas incorporadas a generadores eléctricos. Distintos trabajos de investigación realizados por el Grupo de Energías Renovables de la Universidad Nacional del Nordeste demostraron que es viable el empleo de este tipo de energías limpias en la región, e incluso hay profesionales capacitados para dar respuesta a los requerimientos de potenciales usuarios.

Lo que falta, según señala un informe difundido por el Departamento de Comunicación Institucional del Rectorado de esa casa de estudios que consultó a integrantes de ese grupo, es “la implementación de políticas de incentivos adecuados que permitan principalmente sobrellevar los costos de inversión inicial que implican para usuarios particulares y comerciales”.

Cabe recordar que en el año 2019 la Legislatura chaqueña sancionó por unanimidad la adhesión a la ley nacional Nº 27.424 que estableció un régimen de fomento a la generación distribuida de energía renovable integrada a la red eléctrica pública. Pero todavía falta mucho por hacer.

Según el director del Grupo de Energías Renovables de la UNNE, Manuel Cáceres, en todo el nordeste se observa “un progresivo crecimiento en la incorporación de generación solar fotovoltaica”, pero todavía no se percibe un incremento significativo en el número de usuarios residenciales o comerciales que adopten estas tecnologías. Para el investigador, esto se debe en parte “a la falta de esquemas financieros que permitan al usuario afrontar los costos de inversión en proyectos privados de baja escala y por parte de los usuarios particulares”.

Observa, además, que los costos de equipos e instalación para sistemas de generación solar fotovoltaica tienden a reducirse a medida que se masifica su uso, pero el problema es que los precios todavía son altos para los usuarios particulares. Según el cálculo realizado por el especialista, una instalación domiciliaria con almacenamiento puede demandar unos 10 mil dólares, con una recuperación de la inversión estimada entre ocho y diez años.

Este plazo, admite Cáceres, “es adecuado para recuperar una inversión en el sector energético, sin embargo, resulta poco atractivo para el usuario residencial”. Por eso plantea que es necesario incentivar la generación de energía limpia en la región a través de líneas de créditos blandos o políticas de exención impositiva, entre otras medidas destinadas a alentar el uso de estas tecnologías.

Es de esperar que se impulsen nuevas políticas públicas para promover la utilización de este tipo de energía alternativa entre usuarios comerciales y residenciales de la provincia. Desde el Grupo de Energías Renovables de la UNNE, dependiente de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura, confirman que la región ya cuenta con profesionales e instaladores con reconocimiento oficial preparados para atender la demanda de proyectos de generación en toda la región.

Falta solo el eslabón de incentivos que hagan más accesible la adquisición de equipos por parte de usuarios particulares, comercios y empresas que son conscientes que estas tecnologías, además de contribuir al cuidado del ambiente, ayudarán también a reducir el estrés que sufre todos los años el sistema de red eléctrica convencional en los meses de mayor demanda.

Cabe destacar, por otra parte, que desde la UNNE se informó además que los proyectos para aprovechar la energía solar en el NEA son cada vez más numerosos, pero por ahora ese avance se observa solo en iniciativas estatales o de grandes empresas. Hay que coincidir entonces con lo que plantea el Grupo de Energías Renovables de la UNNE cuando señala que llegó el momento de debatir cómo impulsar la generación para autoconsumo y proyectos en distintas escalas.