Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/208949

Voluntarios Ambientales detectó un cementerio de árboles quemados en el Ñu Porá

Durante una recorrida de la oenegé se detectó que el Campo Don Bosco Ñu Porá tiene portones emplazados sobre la línea de ribera del Río Negro. “Vimos un cementerio de árboles quemados, lo cual tenemos debidamente documentado”, informaron desde la entidad protectora del ambiente.

“En ese sector están vendiendo a 30 mil dólares, porque lo chequeamos con las inmobiliarias, la línea de ribera. Literalmente están vendiendo la línea de ribera”, explicaron a NORTE desde Voluntarios Ambientales.

“Por esto es que la Mesa Multisectorial de Voluntarios Ambientales trabaja para preservar esa línea de ribera ante el avance voraz de la venta de esos espacios que son parte del patrimonio público y al cual debería por ley tener acceso todo ciudadano. Claramente, la legislación no se cumple y los emprendimientos inmobiliarios avanzan a un ritmo vertiginoso”, añaden.

“Ahora el pedido de que se frenen estas acciones que dañan al ambiente está en la Comisión de Recursos Naturales y Ambiente, que preside la diputada del Frente Grande Teresa Cubells. Ahí es el ámbito donde se deberían tomar cartas en este asunto que es nada menos el hacer negociados con los espacios públicos”, explican.

“La línea de ribera de cualquier río es un lugar que cualquier ciudadano debería poder transitar. Lamentablemente, hoy lo vemos con carteles de “VENDO”, candados, rellenos de escombros, explotaciones privadas, árboles talados y otros ejemplares quemados, y el no poder ingresar. Tampoco existe una guardia ambiental, que es otro de los temas que venimos hace tiempo solicitando al Gobierno provincial desde Voluntarios Ambientales. Necesitamos que la Cámara de Diputados destine un presupuesto a tal fin y que se pueda trabajar con una guardia ambiental capacitada para intervenir en el terreno”, aseguraron.

Foto: Voluntarios Ambientales.

“El colmo de la construcción de muros dentro de lo que es la ribera del Río Negro se da en el Arroyo Ojeda, donde el tendido de la línea de alta tensión de Secheep quedó ubicado dentro de un terreno privado”, concluyeron.

Notas Relacionadas