Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/208816

Comunidad educativa pide ayuda para poder volver a la presencialidad

La Escuela Secundaria 146 se Sáenz Peña sufrió robo y destrozo. Ahora busca poder contar con los elementos indispensables para el retorno a las aulas.

SÁENZ PEÑA (Agencia). Cansados de los robos y destrozos, la comunidad educativa de la Escuela Secundaria N° 146 del barrio Nuevo solicitó a las autoridades educativas la ayuda para poder contar con los elementos indispensables para poder volver a la presencialidad.

“Han roto vidrios, los baños, las puertas, y los bancos y sillas que se usan para dictar clases”, dijo a NORTE la directora del establecimiento, Marisa Martínez.

Directivos, docentes y padres de alumnos que asisten a la institución educativa, denunciaron públicamente que desde hace meses vienen sufriendo de robos y hechos vandálicos en el lugar, lo que imposibilita la labor diaria y el dictado de clases. “Se robaron cables, sanitarios, canillas, e incluso se robaron las placas de yeso del techo” explicó la directora Marisa Martínez.

ROBOS, DESTROZOS E IMPUNIDAD

A la par, lamentó que no sólo se padecen de los robos, sino también los destrozos que provocan en el lugar. “Han roto vidrios, los baños, las puertas, y los bancos y sillas que se usan para dictar clases” agregó.

Señaló en este sentido que si bien la institución no ha vuelto aún a la presencialidad, “las clases virtuales se complicaron demasiado durante toda la pandemia ya que tenemos familias en donde cuatro o cinco hermanitos comparten un único teléfono celular para las actividades escolares. Entonces se dificulta mucho la tarea” mencionó.

Cansados de los robos y destrozos, la comunidad educativa de la Escuela Secundaria N° 146 del barrio Nuevo pidió ayuda para poder dictar clases.

¿CÓMO DICTAR CLASES ASI?

Ahora con la vuelta a la presencialidad se complica el normal dictado de clases, “porque no tenemos dónde recibir a los alumnos. Ya que se robaron bancos y sillas, y no alcanza para ofrecer una silla a la mitad de la matricula educativa que asiste” acentuó.

PEDIDOS A LAS AUTORIDADES

Tanto los padres como los docentes y directivos aclararon que ya realizaron los pedidos de mayor seguridad a las autoridades policiales, e incluso solicitaron la instalación de una garita para evitar los constantes robos. Y también a las autoridades educativas solicitaron la posibilidad de contar con sereno para el lugar, dado que en el predio funcionan dos establecimientos educativos, “pero nos dijeron que no contaban con presupuesto para eso” dijeron.

En este contexto, solicitaron a la comunidad “cualquier colaboración para que los alumnos puedan volver a la presencialidad y poder dictar las clases de manera normal” indicó por último la directora.