Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/208576

Arde Avellaneda: ganó Racing y es escolta de Independiente

Con doblete de Chancalay y otro de Cvita, la Academia le ganó a Arsenal y quedó segundo. Úbeda ya suma dos triunfos al hilo.

Festeja Racing y se acerca al Rojo. Foto: Prensa Racing.

Diego Cocca generó un escándalo mediático allá por agosto de 2014. Tras caer con Independiente, dijo que prefería perder el clásico y salir campeón. Unos meses más tarde, el tiempo le dio la razón y la Academia terminó festejando su primer título después del histórico Paso a Paso de Mostaza Merlo. Por este mismo camino transita el ahora equipo de Claudio Úbeda.

Desde que cayó con el Rojo y se fue Juan Antonio Pizzi, ganó los dos partidos que jugó y se prendió de lleno en la lucha por el campeonato. Quedó como único escolta de Independiente, a sólo un punto, y Arde Avellaneda.

La mano de Úbeda se empieza a ver

Úbeda sumó su segundo triunfo al hilo. Foto: Prensa Racing.

Hay que darle mérito al Sifón. En apenitas un par de partidos su Racing evoluciona. Con apenas cuatro entrenamientos superó al complicado Newell’s y ayer, en su primer semana entera de trabajos, goleó a Arsenal en Sarandí, donde no ganaba hace 10 años. Un equipo agresivo, que siempre intentó aplicar presión alta y ser más rápido que lo que era el de Pizzi.

Para confirmar estas aptitudes le hizo muy bien el primer gol antes del final del primer tiempo. Porque la intensidad había bajado hasta que a los 43 minutos Chancalay metió un derechazo fortísimo que dejó sin reacción a Sappa. El grito llenó de confianza a un Racing que salió al segundo tiempo decidido a liquidar el partido. Jamás se tiró atrás y no jugó con el reloj.

Los goles de Racing

Después del primero de Chanca, tras una asistencia de Cvitanich gracias a un buen movimiento dentro del área, fue todo de la visita. Arsenal casi no tuvo encontró herramientas para llegar al arco de Arias.

Chancalay metió un doblete para la victoria de Racing. Foto: Prensa Racing.

Apenas un tiro libre de Alan Ruiz que el arquero se quedó en su palo y la saco al tiro de esquina. Y si encima que el Arse tenía poco fútbol sus defensores hacían agua, el segundo gol de Racing estaba al caer. Y así fue. Bottinelli cabeceó hacia adentro, le regaló la pelota y el ex Colón se aprovechó de una defensa mal parada. Asistió a Darío, que dominó perfecto la pelota y definió de derecha y con el pie abierto.

Partido liquidado y sólo quedaba tiempo para un gol más de Chancalay. Es increíble la facilidad de gol que tiene Tomás, porque no brilla ni se involucra tanto en el juego, pero tiene un poder de fuego notorio, del que depende la Academia casi con exclusividad.

Ganó Racing y se prendió de lleno en el torneo. Ya repuesto de los golpes y la pérdida de su entrenador, ya enfiló hacia su nuevo objetivo y parece que se viene un campeonato emocionante. Avellaneda tiene a los dos primeros. De película...

Fuente: Olé.