Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/208507

Una irresponsabilidad habría originado el voraz incendio que destruyó más de cien vehículos

Cientos de vehículos judicializados y en desuso quedaron calcinados al desatarse un incendio que arrasó un predio en Villa Barberán.

Un telón de fuego y humo negro entre los autos. El incendio mostraba su mayor magnitud alrededor de las cuatro de la tarde. (Pedro Ariel Meza)

El intenso calor, la sequía y la negligencia generalizada fueron el coktail ideal para que entre la siesta y tarde de ayer se desatara un incendio de gran magnitud que arrasó con cientos de vehículos ‘resguardados‘ en los corralones ubicados en inmediaciones de la alcaidía de Resistencia en el barrio Barberán.

Cientos de vehículos judicializados, tanto por actuaciones municipales como por causas provinciales y federales, quedaron calcinados.

Aunque en redes sociales no faltaron teorías sobre una presunta intencionalidad para impedir que se auditen las autopartes faltantes, lo cierto es que el origen de las llamas aún no fue establecido. No obstante una de las principales hipótesis que se maneja es la de la quema de residuos y pastizales que se salió de control, motivo por el cual ya en 2019 se produjo otro gran incendio en ese lugar.

Últimas llamas en el acoplado de un camión que estaba repleto de motocicletas que quedaron destruidas.

Cerca del foco ígneo hay un importante basural,(sobre la calle Pasaje Villa Carlos Paz) donde es habitual que se quemen residuos.’No es de extrañarse que con el fuerte viento que hay, el fuego haya sido arrastrado hasta donde se guardan los vehículos’, indicó un vecino que pudo filmar el siniestro.

Con esfuerzo, logra distinguirse lo que era una lancha y que quedó completamente derretida.

El jefe de la División Bomberos de la Policía, que desplegó varias dotaciones que trabajaron a destajo durante esas horas para poder controlar y sofocar el fuego -lo que se logró recién pasadas las 18-, Oscar Sargenti, señaló que ’el fuego se propagó rápidamente a través del pasto seco’, hasta tomar los vehículos de del depósito judicial.

Exhaustos tras horas de intensa labor, bomberos dialogan sobre las causas del siniestro desatado.

Junto con los bomberos de la Policía, trabajaron los Bomberos Voluntarios San Fernando, Zona Sur y Fontana. ’La vegetación se encuentra muy seca, el día está muy caluroso y el viento es superior a los 60 kilómetros por hora, condiciones por las que el fuego se propaga muy rápidamente’, explicó Sargenti.

Las pérdidas eran ayer difíciles de contabilizar, y se llevaba a cabo un relevamiento a que el predio tiene varios sectores con vehículos tanto secuestrados como depositados en desuso.
Lo cierto es que fueron cientos de automóviles y muchas más motos, muchas completamente derretidas. También se contaban por decenas las camionetas calcinadas, algunos camiones y colectivos. Incluso numerosas lanchas.