Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/208503

México: trabajadores de GM rechazan al sindicato oficialista

En votación en la mayor planta de General Motors rechazaron el contrato colectivo vigente, porque “protegía los intereses de la empresa  antes que los de los obreros”.

La mayoría de los trabajadores de la gigantesca planta de GM en Silao, Guanajuato, rechazó el convenio negociado por el sindicato oficial.

   La histórica votación, celebrada en la fábrica de GM en la ciudad central Silao entre el martes y el miércoles, fue vista por los empleados como una forma de sacudirse el yugo del sindicato oficial. Observadores y empresarios lo ven como el primer gran desafío para el nuevo tratado comercial de América del Norte (TMEC).

   De los 5.876 trabajadores que acudieron a las urnas, 3.214 votaron para rechazar el actual contrato laboral, mientras que 2.623 personas votaron por mantenerlo, dijo la Secretaría del  Trabajo.

   La consulta “contribuirá al desarrollo de futuros procesos de democracia sindical en el país”, afirmó la Secretaría, que accedió a interceder después de una votación inicial en abril  con resultados dudosos por destrucción de boletas y amenazas a los trabajadores, lo que ocasionó una queja de EEUU.

   “Una gran tranquilidad el saber que ya no estamos atados a este sindicato”, dijo a Reuters un empleado que lleva en la empresa 25 años, que alcanzó el nivel salarial máximo para su puesto hace tiempo y que pidió mantener bajo reserva su nombre  por temor a represalias.

   La planta de GM, situada en el estado central Guanajuato, es un eje de la estrategia en camionetas pickup de la compañía en Norteamérica y produjo alrededor de 339.000 unidades Chevrolet  Silverado y GMC Sierra en 2019, más de un tercio del total de las 906.000 que comercializó la empresa.

   GM informó que el proceso llevado a cabo en Silao se realizó con “alta participación” y sin incidentes, y explicó que luego de que la Secretaría del Trabajo determinó que el contrato  colectivo no es legítimo, continuará pendiente de la resolución definitiva, para lo cual se cuenta con 20 días hábiles.

Paso histórico

   La votación abre la puerta para que los trabajadores elijan nuevos representantes sindicales y ha puesto a prueba las reglas laborales del TMEC, que rige desde julio de 2020 entre Canadá, EEUU y México, y que reemplazó al TLCAN, que estaba vigente desde 1994.

   Entre otras cosas, el TMEC busca nivelar los salarios entre los tres países, para evitar que el bajo costo de la mano de obra cree “competencias desleales” entre los tres países. Además, trata de desincentivar el traslado de puestos de trabajo desde EEUU hacia México.

   “Por primera vez tendríamos a los trabajadores decidiendo y discutiendo sobre su futuro laboral, sobre sus condiciones de trabajo”, señaló a Willebaldo Gómez, investigador del grupo de derechos laborales mexicano CILAS.

   El sindicato United Auto Workers (UAW), que representa a miles de trabajadores estadounidenses de GM, consideró que la votación marcó una victoria en ambos lados de la frontera.

   “Para los miembros de la UAW, esto conducirá a un terreno de juego más justo al elevar los salarios y los beneficios en países como México”, señaló en un comunicado. Unifor, el sindicato del sector privado más grande de Canadá, indicó que la votación era un ejemplo de lo que el TMEC  había intentado lograr al dar voz a los trabajadores.

   Pese a todo, el voto en GM es sólo el primer paso en lo que puede ser un largo camino para que los trabajadores establezcan un nuevo sindicato.  “El otro triunfo es construir una organización sindical independiente, una organización que vele por sus intereses, que vele por sus derechos”, agregó Gómez.  

Notas Relacionadas