Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/208500
CONSTRUCCIONES EN CUALQUIER LUGAR DE RESISTENCIA

Rohrmann alerta que se consolida una forma de vivir bajo riesgo hídrico

El ingeniero señaló que la invasión en zonas inundables es constante y aumentó en estos tiempos de sequía, pero las consecuencias se van a sentir cuando vuelvan las lluvias.

El ingeniero Hugo Rohrmann se refirió al problema de las construcciones irregulares en áreas pasibles de riesgo hídrico, que ante la situación de sequía y con un Paraná muy bajo hace que se consoliden asentamientos en dichos lugares.

La situación es preocupante ya que las construcciones se están dando alrededor de las lagunas y del valle de inundación del río Negro.

Sobre este tema, Rohrmann indicó que en el Gran Resistencia “se trata de un proceso continuo” y señaló que el problema se viene dando hace varios años.

Sin embargo, en estos dos últimos años de evidente sequía, el proceso de construcciones en zonas de riesgo hídrico se viene acelerando ante la falta de políticas de viviendas y urbanismo. “La gente construye porque tiene necesidad de un lugar donde vivir, y ante la sequía que estamos viviendo la construcciones se vienen dando con mayor velocidad”, indicó el experto el temas hídricos.

Hugo Rohrmann, ingeniero en Recursos Hídricos, dio su visión sobre el problema de las construcciones irregulares en zonas inundables.

Para Rohrmann, la situación es preocupante ya que las construcciones se están dando alrededor de las lagunas y del valle de inundación del río Negro.

Al respecto, remarcó que “acá la falla es del Estado, que termina consolidando esos asentamientos llevando, agua, electricidad y ripio, siendo que cuando vuelvan las lluvias es muy posible que esos lugares se inunden”.

Sobre esto, el ingeniero señaló que hoy, si bien estamos atravesando una fuerte sequía, es muy probable que en unos años se revierta esta situación, ya que se trata de un fenómeno climático cíclico.

“Ya sea sobre el río Negro o sobre el Antequera, este problema es constante y aumenta en el tiempo, y las consecuencias se van a sentir cuando vuelvan las lluvias y los ríos retomen sus niveles normales”.