Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/208318
Hipólito Ruiz

Columnista

Mirando al cielo por la lluvia, y mirando la urna por los votos

En el país, en los últimos siete años, la superficie de siembra de soja disminuyó un 20%, según un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario. Hay varias razones: márgenes actuales menores que el maíz, baja en los rindes ante un escenario de falta de agua y el mayor peso impositivo con el que carga la oleaginosa.

Dicen los productores y los técnicos del sector que en el Chaco ‘tenemos que apostar más fuerte al maíz, sorgo, otras gramíneas‘, mientras estamos ante una etapa en la cual por la falta de lluvias peligra la campaña de girasol, y no sería posible alcanzar le meta de 309.000 hectáreas de las que ya se implantaron poco más de 100.000.

Esto puede permitir un aumento en la superficie de siembra de algodón, cultivo que genera un gran movimiento en los pueblos y ciudades.

Es destacable observar que se van dando nuevas inversiones del sector privado, lo que va a mitigar la faltante de infraestructura que se observa en la actualidad. Pero todo depende de la lluvia. Y los pronósticos por el momento no son alentadores pero el contexto marca la voluntad inquebrantable del sector productivo primario por aportar por el país. Pero este paisaje es el que debe ser mirado por la clase política gobernante: el gobierno nacional deberá dar un giro en cuanto a lo que viene haciendo con el sector.

Las grandes oportunidades que tiene el país, de producir más, exportar más, permitir la llegada de dólares, es increíblemente frenada por medidas del propio gobierno. Es insólito. Los países vecinos piensan y hacen diferentes acciones, y no piensan perder oportunidades como nos pasa a nosotros.

Mientras en nuestra región las organizaciones ambientalista nos marca el paso, en otros lugares del mundo los protagonistas son otros: son los que producen‘, resumió ayer un asesor agropecuario mientras visitaba un campo en el interior chaqueño. El Estado tienen un récord por retenciones, pero se gasta en financiar la campaña electoral, y la producción y el empleo siguen quedando a un lado.

¿Somos un país emergente? Éramos. Ayer un empresario del sector textil decía con dolor que en nuestro país, ‘ya ni los argentinos invierten acá, y solo hacen lo necesario y medido, porque el Estado no ofrece garantías de nada‘. Sin dudas que habrá que revertir estos asuntos. ¿Hay indicios de que en el recambio de Gabinete que tiene previsto hacer el presidente Alberto Fernández, haya presencia de chaqueños?

Notas Relacionadas