Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/208279
Paulo Ferreyra

Columnista

CHARLA CON FRANCISCO ROMERO

“Buscamos instalar la bandera de la lectura”

Del 18 al 20 de agosto se realizará el 26º Foro Internacio­nal por el Fomento del Libro y la Lectura. En esta charla, el escritor habla sobre los orígenes y desafíos del foro.

Escribo y voy cargando de caracteres la página del Word. Alzo la vista y tengo la biblioteca que me seduce para leer diferentes temas. El escritor Francisco Romero, pienso ahora, es también una biblioteca abierta, pues con él se pueden abordar diferentes temas.

Francisco tiene lo que muchos llaman memoria de elefante, es gigante. Además es un lector voraz, para quien los géneros de interés abarcan tanto la filosofía, como las novelas, los cuentos y la poesía.

‘Nosotros necesitamos una gran revolución en la formación docente para que la docencia se convierta en lectora. Nadie puede contagiar pasión lectora si no es lector‘, sostuvo Romero.

‘Ahora estoy leyendo por placer y por trabajo Lengua Madre, un libro de María Teresa Andruetto‘, cuenta y sonríe con la fascinación de quien tiene un libro nuevo para leer.
La Fundación Mempo Giardinelli organiza el 26º Foro Internacional por el Fomento del Libro y la Lectura. Se realizará los días 18, 19 y 20 de agosto próximos, bajo modalidad virtual.

Francisco Romero estará el viernes 20 de agosto, a las 14, en la mesa Leer las lenguas. Su ponencia llevará por título ‘Aprender a leernos. Una pedagogía del estar siendo‘. En la mesa lo acompañarán en esta oportunidad Liliana Ancalao, intelectual mapuche, junto con Liliana de la Quintana, de Bolivia.

LA ANTORCHA CHAQUEÑA

Pocas semanas atrás, se recordó el aniversario de la provincialización del Chaco. Francisco Romero ha escrito y publicado un trabajo que viene realizando al respecto, ‘estoy trabajando en un ensayo que espero pueda publicar el próximo año, el mismo tiene por título ’Tesis para otra historia del Chaco’.

Hubo un sujeto deseante, plural y múltiple. Creo que es necesario rescatar la historia de las mujeres en la lucha por la provincialización del Chaco. Había una agrupación femenina que se llamaba La Antorcha Chaqueña, eran mujeres que tenían entre 16 y 20 años, que eran anarquistas, socialistas, que bregaban por el voto femenino, discutían el concepto de propiedad, entre otros puntos.

Cuando aparece el Sindicado Único de Obreros Agrarios, en la provincia 70 por ciento de la población era rural y el 30 por ciento restante eran urbanos. Pero ese 70 por ciento eran los más explotados, los que más sentían la ausencia de derechos. El sindicato surgió porque en el año 1944 nació el estatuto del peón rural.

Hay sujetos, los invisibles y las invisibles de la historia, que más allá de las condiciones políticas son los sujetos que hay que poner en visibilidad para darnos cuenta de que en una larga lucha los derechos no se conceden, sino que se conquistan‘, sostuvo.

-Vamos a comenzar directa y secretamente por hurgar en estas cuestiones de la historia del Chaco. ¿Qué libro o libros te abrieron los ojos al Chaco?

-En principio, el libro que para mí fue un gran despertador para la historia del Chaco era un libro que en su momento todavía no se había publicado. Un libro inédito. ‘Chaco, historia general‘, de Ramón de las Mercedes Tissera.

Recuerdo que fue uno de los libros de la Colección Rescate que dirigí en su momento en la librería De la Paz. Ese libro es el primero que habla del genocidio de los pueblos indígenas. Es el primero que dice abiertamente que la historia del Chaco no empezó en 1878. Además este es un gran libro, porque Ramón de las Mercedes Tissera fue un gran narrador. Él había escrito ese libro en 1980.

También me viene a la memoria otro autor, Eduardo Fracchia, un queridísimo profesor que dictaba Filosofía moderna en la Facultad de Humanidades. El escribió el libro ‘Filosofía para la resistencia‘, es un gran texto. En la década del 90, él hablaba de que si bien la filosofía es una disciplina académica, es la condición para saber pensar y para poder interrogarte. Además me acuerdo de la narrativa de Mempo y de Molfino.

 

Queremos recuperar la dimensión de leer por leer, la lectura como un fin en sí mismo. El objetivo es la formación de lectores autónomos y comunidades lectoras

 

Hay muchos autores y muchas autoras que han llegado para abrir puertas o extender la mirada sobre lo que somos.

-Ahí quería llegar. El lema de este año es ‘Más que nunca, leer abre los ojos‘, ¿qué significa esto?

-Antes de desentrañar esa idea, hay que recordar que la fundación nació bajo el lema ‘Leer abre los ojos‘. Fue a fines del siglo XX, el primer foro tuvo lugar en el año 1995. Por aquellos años, los índices de lectura, lo que llamamos estado social de la lectura, arrojaban que nunca habíamos leído tan poco. No estaba aún Internet. La fundación realizaba encuestas para medir el estado social de la lectura y del lenguaje, había establecido que por ese entonces se leía 0,5 o 0,8 libros por habitantes. Es decir, menos de un libro por año por habitante. Teníamos además la referencia de que antes de la dictadura del 76, la Argentina había sido el octavo país más lector del mundo, se leía entre tres o cuatro libros por habitante.

La idea es que no hay ciudadanía sin lectores. Mempo Giardinelli había escrito en los inicios de la fundación: ‘Volver a leer, propuesta para ser una nación de lectores‘. Esto está sintetizado en la metáfora de leer ‘abre los ojos‘. Leer abre un horizonte de posibilidades a partir de la imaginación, de la libertad, de la creatividad.

Recuerdo que con Mempo decíamos que para poder comprender lo que escuchamos o leemos, para poder hacernos comprender a través de la palabra escrita u oral, requerimos al menos de cuatro mil palabras en nuestra mochila lingüística. Para eso, necesitas leer por lo menos cinco libros por año. Por ello, los libros que no leemos son las palabras o ideas que nos faltan para expresarnos por nuestra propia cuenta.

-Semanas atrás hablé con Graciela Bailet sobre los altos índices de analfabetismo que sigue teniendo el Chaco, ¿cuánto crees que aporte este foro en esa otra lucha contra el analfabetismo?

-Dentro del foro vamos a tener las primeras jornadas en torno a la pedagogía de la lectura, experiencias de formación de comunidad lectoras. En ese contexto, distintos docentes y grupos de docentes van a contar su experiencia. Nosotros tenemos una tesis: hay nuevas infancias y nuevas adolescencias, hay nuevos lectores en el universo digital.
Ahora bien, nos falta una nueva pedagogía para esas nuevas infancias y las nuevas adolescencia que destierra todo lo que sea ‘leer para‘. Queremos recuperar la dimensión de leer por leer, la lectura como un fin en sí mismo. El mayor objetivo es la formación de lectores autónomos y comunidades lectoras.
Nosotros necesitamos una gran revolución en la formación docente para que la docencia se convierta en lectora. Nadie puede contagiar pasión lectora si no es lector. Durante casi dos décadas, en los Institutos de Formación Docente y en las Universidades la lectura pasó a un segundo plano. Nosotros tenemos una carencia que tratamos de revertir. Buscamos instalar la bandera de la lectura y la pedagogía de la lectura para nuevas infancias y adolescencias. Hay una luz con las experiencias de bibliotecarios y bibliotecarias con promoción de la lectura. Tenemos que alimentar esa luz.

-¿La promoción de la lectura debería ser una política de Estado? ¿Cuál ha sido el rol del Estado en este sentido durante estos años?

-Sucede que ha sido muy discontinuo el apoyo del Estado. Ha sido buena en determinados momentos, como el Plan Nacional de Lectura. Hay aportes desde las condiciones materiales, eso es destacable. Ahora se está volviendo a entregar libros. Sin embargo, hay que saber que no basta con entregar muchos libros, es una condición necesaria pero no suficiente. Creo que eso fue lo mejor que se hizo, pero se sigue fallando en la construcción de un sujeto deseante de la pedagogía de la lectura. Lo que falta es lo que mencionaba antes: es necesario que la formación docente tenga como condición indispensable formar lectoras y lectores entre los docentes. Hay que generar clima.

-Por último, algo que estoy insistiendo en preguntar. Llevamos un año y medio ya en la virtualidad, ¿por qué deberíamos conectarnos en la web para seguir las instancias de este foro en modo virtual?

-Hay varias razones. En principio porque habrá momentos de tertulias donde uno no va escuchar que le expliquen qué es la literatura ni hay voluntad de hacer eso, sino que van a tener la posibilidad de escuchar a Claudia Piñeiro, Mariano Quirós, Claudia Masin, Selva Almada, entre otros escritores y escritoras compartiendo narraciones breves y poemas. Eso es un lujo extraordinario. Por otro lado, podés escuchar una conversación entre Mempo Giardinelli y Alejandro Dolina sobre una pasión común: por qué leer te cambia la vida.

Además, en el Foro por el Fomento del Libro y la Lectura habrá una diversidad de exponentes que llegan desde distintas disciplinas para reflexionar sobre cómo y por qué hacernos lectores. También vamos a conocer escuelas y bibliotecas que están formando comunidad de lectores.

Foro Internacional por el Fomento del Libro y la Lectura

La Fundación Mempo Giardinelli organiza el 26º Foro Internacional por el Fomento del Libro y la Lectura. La vía de comunicación para interesados de Argentina es [email protected]  y desde otros países a [email protected] .

Quienes se inscriban recibirán un enlace personal intransferible que les permitirá ingresar en la plataforma de transmisión.

Notas Relacionadas