Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/207796

La salud privada, entre la satisfacción por el aumento y la lucha para que se abone

Trabajadores de la Sanidad manifestaron su conformidad por el acuerdo alcanzado el jueves en Buenos Aires entre la federación que los agrupa a nivel nacional y cámaras empresariales por el acuerdo para el aumento de haberes, y en Chaco no es la excepción pero advierten que si bien se dio un gran paso aún queda el último que es la efectivización del incremento.

“Esto se logró producto de una consciencia colectiva para el reclamo de un sueldo digno”, expresó Adrián Bellomi, secretario General de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad (ATSA) Chaco. El convenio establece un 45% de suba que los trabajadores del sector asistencial que percibirán en cuatro segmentos: 15% este mes, 15 en septiembre, 10 en noviembre y 5% en febrero próximo, cuando retomarán el diálogo convencional para revisar el acuerdo según la marcha de los índices inflacionarios.

“Seguramente ahora las energías estarán enfocadas en que ese incremento llegue sin mayores dilaciones al bolsillo de los trabajadores, pero para ello ya será una lucha con cada clínica con cada sanatorio en todos los rincones de la provincia para que abonen lo pautado”, avizora el dirigente.

En la provincia también se destacó el convenio por suba de haberes para la Sanidad.

Para llegar a este entendimiento, los reclamos se iniciaron el 1 de junio, se convocaron a medidas de fuerza que luego no se realizaron porque se abrieron espacios de conciliación obligatoria,las que cayeron por la falta de definiciones.

Luego, la semana pasada, se dio una retención de servicios de cuatro horas por turno y cuando se había convocado a una huelga con movilización a Buenos Aires para la próxima semana, las cámaras empresariales cedieron y se firmó el pacto. Bellomi expresó que para lo que se viene será fundamental el acompañamiento de organismos de control como la Dirección provincial de Trabajo para certificar la aplicación de los acuerdos.

“Es un organismo que entre la pandemia y las continuas medidas de fuerza se encuentra paralizado, no tiene inspectores para que nos acompañen si existe una denuncia de algún trabajador por cuestiones salariales o de condiciones de trabajo”, lamentó.

En términos salariales, el acuerdo implicará que desde el haber de julio un trabajador que recién se inicia en la actividad como enfermera tendrá un salario de 51 mil pesos y el universo que alcanza el convenio en la provincia son unos 4000 agentes de la actividad.

“Esperamos que la Dirección de Trabajo acompañe en esta oportunidad porque se trata de situaciones que no son nuevas para el sector y en función de los antecedentes creemos que pueden repetirse”, añadió. En concreto, desde el próximo jueves, clínicas, sanatorios e institutos asistenciales deberán abonar el haber de julio un sueldo que debería contener la liquidación del primer tramo de la suba segmentada

Notas Relacionadas