Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/207232
INVESTIGAN SI SUMINISTRABA DOSIS A LOS PRESOS

Resistencia: penitenciario detenido por comercialización de droga

 Un cabo del Servicio Penitenciario Provincial (SPP) fue detenido tras un allanamiento en su casa de ca­lle Ingeniero Schultz al 1800.

La droga que se halló en la casa del efectivo del Servicio Penitenciario Provincial. Había más de 185.000 pesos y también municiones.

El cabo primero del SPP fue identificado por fuentes de la investigación como Néstor Armando Segovia, de 34 años, y se desempeña en el sector de salud mental de la alcaidía en Villa Barberán, en la capital chaqueña.

El integrante de la fuerza fue aprehendido, luego de que la justicia del fuero narcomenudeo realizara un allanamiento en su domicilio, al quedar como sospechoso de comercializar droga.

La fiscal de narcomenudeo pidió una orden de requisa, la que fue otorgada por el juzgado de Garantías número 5 y en las últimas horas se concretó el procedimiento.
Las fuentes consignaron a NORTE que en la casa de Segovia, se hallaron dosis de droga y dinero que surge de la venta de la misma.

Pero el resultado del procedimiento en la casa del cabo primero del servicio penitenciario provincial, abre un frente nuevo ante la sospecha que también el imputado podría estar vinculado a la venta de droga en la alcaidía , ya que su lugar que cubría en salud mental, lo deja como probable sospechoso de esa actividad ilegal en contexto de encierro.

Aunque el hermetismo se mantenía, se avanza en las pesquisas y se sabrá más una vez que el celular secuestrado a Segovia pueda arrojar otros datos reveladores, que tendrá en sus manos la fiscal número 1, Natalia Lovey Pessano.

En el inmueble se incautó una bolsa con 260 gramos de cocaína, una tijera, una trincheta, un cuchillo, los cuales tenían resto de la droga. Además un celular, una balanza, 185.430 pesos, y 50 cartuchos calibre. 9 mm.

MUJER BRUTALMENTE GOLPEADA EN LA TERMAL

SÁENZ PEÑA (Agencia) Terrible agresión a una mujer que podría haber terminado con dicha víctima con lesiones de gravedad, incluso peor, el violento episodio ocurrió el ultimo 9 de julio en la vereda de una vivienda de calle 6 entre 11 y 13 del barrio Lamadrid.

Cuando una mujer de unos 40 años se acercó hasta la casa donde reside su expareja, junto a la actual pareja, para dialogar con la señorita. Con el objetivo de pedirle por favor que le permita a su hija ver al padre, ya que la nueva pareja impide el vínculo, a pesar de que la separación lleva poco más de un año, destacaba la denuncia.

Sin embargo, la nueva pareja del hombre, tomó el tema muy a personal y comenzó en principio a agredir verbalmente a la madre de la menor, y habría llegado a golpearla violentamente en presencia de varias personas, entre ellas el hermano de la agresora, que sería un agente policial, según la denuncia de la damnificada.

La descripción de lo sucedido, por parte de la mujer quien luego de recibir una tremenda paliza, logró reincorporarse, para escapar rápidamente del lugar, e impedir que la agresora le cause lesiones más graves, contó la víctima en sede policial.

Tras el hecho, así sangrando como estaba fue y radicó la denuncia en Comisaría Segunda, donde les acercó fotos de cómo había quedado el pasillo con su sangre y relató todo lo sucedido, accionando penalmente contra la agresora.

Sin embargo, a pesar de las lesiones físicas, la agresora no habría quedado detenida, a pesar del examen médico policial donde constataron las lesiones a la madre de la menor, que tenía su cabeza, la mano sangrando y otros golpes en la parte de los pechos, espalda y cuello. Finalmente se pudo saber, que la mujer agredida espera que el fiscal de turno impute a la violenta.