Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/207057

La otra pandemia: los siniestros viales y el desorden en el tránsito

Con restricciones de circulación vigentes los casos ocurren diariamente en Sáenz Peña, concentrándose en horarios del atardecer y en la noche.

SAENZ PEÑA (Agencia) – Los siniestros viales en la zona urbana de Presidencia Roque Sáenz Peña, siguen siendo los principales generadores de gastos para el sistema de salud pública, además de incrementar los índices de muertos en la vía pública, no lográndose hasta el momento ordenar y concienciar a la población.

Los siniestros viales siguen siendo un problema sin resolver y en la zona urbana se contabilizan varios por día.

Los siniestros de tránsito pasaron a ser situaciones de la cotidianeidad, habiendo sido noticia en el momento más restrictivo de la pandemia, la inexistencia de demanda de salida de las ambulancias para atender heridos en las calles de la ciudad. El momento de nula demanda de rescates para accidentados en colisiones de tránsito duró poco. Aún con restricciones de circulación vigentes, los siniestros ocurren diariamente, concentrándose en horarios del atardecer y en la noche. El impacto directo del desordenado tránsito lo recibe el sistema de emergencias 107 de Salud Pública, en el Hospital 4 de Junio que debió reforzar el trabajo de rescate de las ambulancias.

El reflejo de la grave problemática, que tiene en su haber varias víctimas fatales en lo que va del año, es el hospital 4 de Junio que ocupa varias camas con internaciones de heridos por los impactos entre vehículos. Es Salud Pública la que deber hacerse cargo de las consecuencias de la irresponsabilidad en la conducción de los rodados, ya que el efector privado busca evitar la recepción de esos pacientes. En la guardia de una de las clínicas locales queda claro: “no se reciben heridos de accidentes de tránsito”, se menciona sin vueltas en un cartel.

El servicio de emergencia 107 asiste al rescate de un promedio de 18 siniestros viales por semana.

La asistencia del servicio de emergencias 107 registra “un aumento que preocupa” en los hechos protagonizados por motos y automóviles. “Las asistencias, en promedio, son de dieciocho siniestros viales por semana lo que nos demuestra que el movimiento en la ciudad continúa careciendo de responsabilidad”, explicó la licenciada en enfermería Noelia Santacruz, jefa del departamento de emergencias.

TODOS CONTRA TODOS

Las calles dan cuenta del porqué los siniestros de tránsito siguen siendo un problema para el sistema de Salud Pública. La caótica circulación de automóviles y motos no logra ser corregido, haciendo que los números de heridos y muertos en accidentes viales, dentro del ejido urbano, sigan siendo preocupantes.

En el registro de los rescates que realiza el servicio de emergencia 107, se encuentran víctimas de impactos de “motos contra motos, autos contra autos o contra motovehículos y caídas de motos”.

En lo referido a los hechos de caídas, lo preocupante es que las consecuencias, en la mayoría de los casos no las sufre únicamente conductor, “porque en el rodado se trasladan dos o más personas”. “La realidad es que vemos madres llevando a sus niños y son hasta cuatro personas en una moto que si se cae, puede provocar daños que generalmente se traducen en urgencias traumatológicas”, ejemplificó Santacruz.

CAMAS PARA LA IRRESPONSABILIDAD

“No podemos lograr que la gente se concientice que deben usar casco y disminuir la velocidad dentro de la ciudad y eso significa un aumento en la ocupación de camas, no solamente por los casos covid, sino también por las urgencias traumatológicas, los tec graves y moderados”, refirió la responsable del 107.

En la irresponsabilidad ciudadana cuenta que “la mayoría de los siniestros entre los rodados o las caídas de las motos, están asociados al uso del teléfono con el vehículo en movimiento”.  En este contexto, la profesional de la salud, indicó que “las personas que van dentro de la cabina de un auto y usan el teléfono mientras conducen creen que van seguros, pero están atentando contra su propia integridad y la de terceros”.

SIN HORARIO

Las ambulancias debieron reforzar los turnos de salidas para los rescates, debido al incremento de accidentes en horarios que “eran tranquilos”, como el matutino, destacándose también que “no se notan las restricciones en el horario de circulación”.

“Estamos como en los veranos sin pandemia y el 107 nota que no hay cambios en el comportamiento, aún con medidas vigentes, porque el trabajo de rescates no ha disminuido”, dicen los responsables que brindan la asistencia pre hospitalaria a las víctimas de siniestros viales.

El trabajo en el 107 “es continuo”, comprendiendo también las emergencias por Covid- 19, siendo la diferencia que “hasta hace un tiempo atrás tenían horarios picos de demanda y hoy las ambulancias no paran”.