Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/206870
Paulo Ferreyra

Columnista

Lalo Aguilar: “Los músicos le dieron su corazón a mis canciones”

Este miércoles se presenta en plataformas digitales el material discográfico “mochila”, del músico y compositor chaqueño. “El disco es un delirio, un sueño hecho realidad”, contó.

La historia musical del artista comienza con sus abuelas, quienes cantaron en el coro polifónico del Chaco. Si bien en su casa de la infancia no había instrumentos, sí había mucha música: rock nacional e internacional. Había discos de vinilo. 

La canción “Alguien me dijo” se compuso con músicos y poetas de Córdoba y el Chaco, un ejercicio artístico pletórico de guitarreadas entre amigos.

A los 14 años, Lalo ya hizo su primera canción sin haber tocado, aún, instrumento alguno. Afuera la reina de las tinieblas ya había cubierto todo con sus sombras. Las horas pasaban. Los gallos afinaban sus voces para irrumpir y anunciar el fin de la noche. En un cuarto y protegido por una luz amarilla, Lalo despertaba su creatividad. Se abría a la creación con una birome negra y un cuaderno de líneas impecables. Después de eso comenzó a estudiar guitarra con Chiquitín Caputo, en el Cecual. El viaje ya no tendría marcha atrás, desde entonces compone, escribe sus canciones y sus melodías en la guitarra.

Lalo rememora que la inyección de ese momento venía por el potencial que tenían sus creaciones, ‘esas canciones me daban gracia y ese era el potencial. Recuerdo que a la siesta se las mostraba a mi vieja y a ella también se reía. Me parecía y me parece interesante que, más allá de que haya algo importante en la letra, haya también algo que me dé gracia‘. Esa etapa creativa nos remonta al convulsionado año 2001. Una de las canciones de esos años se titula “Tiene que llover”.  ‘Era como la versión chaqueña de Color esperanza. Tiene que llover y tiene que calmar este fuego‘, agrega.

Con el tiempo aquella canción quedó en el fondo de los recuerdos. “Andrés, el pececito” es la canción que Lalo hoy considera como su primera canción. Por la forma en que ha cerrado esa melodía y esa letra. Cuenta: ‘Esa canción me abrió muchas puertas, porque había gente que la conocía sin estar grabada‘.

"Mochila”

En el 2019 había grabado en el estudio de Esteban Peón los temas para su primer disco. El tiempo de aislamiento frenó el lanzamiento del disco. Parte de la mezcla lo hicieron a distancia y fue todo un aprendizaje. El disco ahora está listo y este mes verá la luz. Aunque todos los temas ya fueron presentados como con cuentagotas, en distintas plataformas. Fuimos conociendo lentamente los invitados y los títulos de las canciones. En estos días faltaba revelar la última incógnita, el nombre del disco.

A finales de la década del 40 y comienzos del 50 se habían lanzado al mercado de la industria de la música los primeros simples. Discos de vinilo que servían para adelantar o promocionar un nuevo disco. En el 2020, Lalo Aguilar, acorde a estos tiempos, no lanzó discos singles, sino que fue subiendo un tema a las distintas plataformas digitales. En octubre salió el primer tema, “Tortuga”.

Desde entonces no paró de sorprendernos y cada tanto volvía a un escenario real imaginario para mostrar una nueva canción. Este año, cuando apenas se abrieron algunas puertas para viajar y tocar, hizo presentaciones tanto en Resistencia como en Córdoba, lugar donde vivió un par de años. Ahora además de mostrar sus nuevas canciones está ensayando con una nueva banda para cuando se pueda salir a tocar hacerlo con una nueva formación.

Cabe señalar que la producción del disco es de “Esto también está sonando”. Cuenta con financiamiento de la Ley de Mecenazgo 1353-E. Integra el programa Impulsar Cultura, dependiente del Instituto de Cultura del Chaco.

‘A Esto también está sonando me une una amistad de muchos años. En 2018 nos pusimos a trabajar en cosas juntos. Ellos empezaron a producirme, así como las primeras canciones del disco con videoclips, que me gustan mucho‘, deslizó Lalo. Sobre estas y otras cuestiones fuimos charlando también por teléfono.

-¿Cómo fuiste armando la banda para tocar las canciones de tu primer disco?

-Me acompañan una selección. Este disco que estoy presentando viene con canciones que tengo en la mochila desde hace años. Si bien hay canciones que fueron compuestas hace dos o tres años, otras canciones ya tienen más de diez o quince años. Las canciones recorren un trayecto importante de mi vida en el que fui aprendiendo muchas cosas y me fui equivocando en otras tantas. En el medio además conocí a muchos artistas importantes. Conocí a mucha gente que admiro tanto y que ellos acepten participar me llena de felicidad. Patricio Hermosilla, Pablo Ibáñez, Estaban Peón, Diego Cubilla, entre tantos amigos. Se armó una selección donde cada uno tuvo libertad para hacer los arreglos. Esteban Peón hizo de cabeza madre y eso también fue hermoso. Estoy contento con haber hecho tanta gente amiga en la canción; y que ellos hayan accedido a tocar estas canciones es muy emocionante. Les músicos le dieron su corazón a mis canciones.

-Podemos subrayar esa idea de Estaban Peón como cabeza madre, ¿cómo llega él a ese lugar?

-Con Esteban vengo tocando desde hace mucho tiempo. Con él estuve pensando todo el disco. Grabé la guía de los temas y nos sentamos a ver qué instrumento necesitaba cada tema. A partir de ahí fuimos pensando nombres. Así fueron Diego Cubilla en teclados, Juan Castro, también en teclados, Luciano Maro en bajo y contrabajo participa en varios temas, Pablito Ibáñez a quien le mandé dos temas y dijeron que sí rápidamente para sumar su arte. Mucha gente talentosa y buena. También participa Patricio Hermosilla, Uli Gómez, Bruno González, Alito Fernández, Emi Khayat, Luis Piedrabuena y César Dellamea. Fue todo natural.

-Además hay que recordar a Ana Prada y Martín Buscaglia, ¿qué significa la participación de ellos en el disco?

-En principio es un delirio- desliza y sonríe ampliamente, sin ocultar su felicidad-. Admiro a Ana y a Martín. Gracias a Juan, de “Esto también está sonando” pude conocerla personalmente. Martín me revolucionó la cabeza, todos los uruguayos fueron importantes para mi vida musical. Es inspirador. Para mí que ellos estén en el disco es un delirio, un sueño hecho realidad. En 2019, cuando estábamos armando el disco, les mandamos los temas para ver si querían participar. Dijeron que sí y desde ese momento todo fue muy hermoso. Creo que su participación es importante. Me ayuda, son artistas reconocidos. Lo vivo como un sueño el poder cantar con gente que admiro mucho.

-El año pasado comenzaste a mostrar las canciones de este disco, ¿cuál fue el criterio para seleccionar qué canción mostrar en cada momento?

-Este proceso fue todo un proceso de aprendizaje. Siempre que puedo me compro discos. Me toca lanzar material cuando el disco físico está desapareciendo. Ahora están las plataformas digitales para mostrar las canciones. La primera canción fue “Tortugas”, es una canción que funciona como una carta de presentación. En muchos conciertos comienzo cantando esta canción. La hice hace muchos años y me sigue identificando. Habla de valores esenciales que siento y que llevo conmigo. No había dudas de que tenía que ser la primera en lanzarse, fue la primera que se grabó y la primera canción que estuvo lista. Después siguió “Andrés, el pececito” y “Siete años más”, son canciones viejas que las grabé hace muchos años en un demo con mi primera banda. Luego fue la intención mostrar a les invitades, Ana Prada y Martín Buscaglia. En mayo salió con Ana y en junio salió el tema con Martín.

-Me gustaría que cuentes la historia de una canción, “Alguien me dijo”. ¿Cómo surgió?

-Esta canción tenía la idea inicial de rematar con la frase ‘alguien me dijo que iba a pasar‘. Una noche estábamos en Córdoba con unos amigos, entre ellos el poeta Julián González. Él fue tirando varias frases y la primera fue “una manzana en el naranjal”. Después, ya en mi casa, en Resistencia,  con Juan Castro empezamos a tirar más frases y armar el estribillo.  El disco lo cantamos con Martín Buscaglia. Quedó una canción muy festiva y muy alegre.

Alguien me dijo

Letra: Lalo Aguilar/ Juan Andrés Castro/ Julián González/ Marcela Pujol.

Una manzana en el naranjal

Una avioneta debajo del mar

Alguien me dijo que iba a pasar.

Una cigüeña en un funeral

Un secarropa en el Liverpool bar

Alguien me dijo que iba a pasar

Pasa cuando se te pasa la vida creyendo, huyendo

Pasa que pasan las noches y no pasa nada.

Un marinero sin desayunar

Una paloma llegando a Bagdad

Algo me dijo que iba a pasar.

Un policía entrando al CECUAL

Un astronauta aprendiendo a nadar

Algo me dijo que iba a pasar

Pasa cuando se te pasa la vida creyendo, huyendo

Pasa que pasan los año y no pasa nada.