Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/206840
Florencia Martínez

Columnista

El show debe continuar: Viento Norte regresa a los escenarios

La banda de cumbia chaqueña es una de las primeras que sube a un escenario despues de la interrupción, por la pandemia del coronavirus, del sector cultural. A modo de prueba y error Viento Norte tocará mañana en Sala 88, con entradas agotadas.

VIENTO3.JPG

El sector de la música, al igual que muchas ramas de la cultura, fue uno de los que más sufrieron la cuarentena y el no poder subir a un escenario. Pero con un horizonte mas claro y un poco mas de aperturas en las restricciones la banda vuelve a ponerse las camisas llamativas, desempolvar los instrumentos y dejar el tapaboca antes de subir al escenario para ponerle ritmo y sabor al domingo chaqueño. 

Si bien el show de mañana ya tiene entradas agotadas, porque se cumplen con los estrictos protocolos, la banda ya saco una nueva fecha. Será el 17 de este mes, en el mismo lugar y las entradas se consiguen en las redes sociales del grupo. 

-       ¿Cómo es volver a un escenario después de tanto tiempo?

-       Tuvimos la oportunidad de hacer un par de conciertos en el verano y en aquel momento la sensación fue rara, intensa. Se extraña mucho la energía de la gente después de tanta pausa. De repente, con las primeras canciones, todos estallan y se siente como si volviera el alma al cuerpo.

-       ¿Cuál fue la primera sensación al saber que van a poder tocar nuevamente?

-       Nos lo tomamos con mucha cautela. Como la situación va cambiando semana a semana, no tenemos las expectativas tan altas porque siempre puede cambiar algo y volvemos para atrás. Así fue todo este tiempo por lo menos. Ahora que hay una perspectiva mejor para las actividades culturales y del espectáculo, estamos tratando de proyectar algunas cosas que creemos poder realizar sin problemas.

-       ¿Con qué se va a encontrar la gente que vaya al show?

-       Este concierto es la continuación de un material que estuvimos presentando en YouTube este año y el anterior. La banda en un formato instrumental diferente, sacando de contexto algunas canciones de nuestro repertorio, otras nuevas y algunos invitados muy especiales, Cristian Dominguez del grupo Kopa2, Los Alonsitos, Mauro Bonamino, un acordeonista espectacular.

-       ¿Como fue pasar más de un año sin tocar?

-       Somos muchos y cada uno lo transitó de manera distinta. Al principio se sintió bien poner una pausa obligatoria, bajar un cambio y cambiar un poco el aire. Aprovechamos para conectarnos con proyectos que estaban postergados, tocar a solas y pensar en cosas nuevas. Con el correr de los meses la situación se fue poniendo cada vez más tensa porque todo, en todos lados, se empezó a derrumbar. Cancelamos todos los proyectos, recortamos gastos, vendimos instrumentos y cada uno buscó a su manera sobrellevar la situación, conectados en mayor o menor medida con el mundo de la música. Fue muy triste.

-       Es inevitable no preguntar sobre la polémica de la fecha anterior ¿Cómo se sintieron?

-       Nos sentimos frustrados, muy dolidos con la situación. Había una serie de medidas políticas muy hostiles para con los artistas, propuestas y decisiones que se venían postergando y en algún momento todo eso iba a estallar. Lamentablemente quedamos en medio de un reclamo que era justo y necesario, mezclado de mucha desinformación y otros intereses.

-       ¿Cuáles son los proyectos que se vienen?

-       Por el momento, este ciclo que se va a repetir el sábado 17 de julio con la presencia de Los Alonsitos y quizás una tercera fecha a confirmar. Se viene nuestro segundo disco, de canciones nuevas, que nos tiene muy emocionados y que se va a presentar este año junto con varios videoclips. También la edición en formato audio del acústico en vivo en el Guido Miranda, donde participaron Mario Bofill, Lluvia Barrios y Gerardo Vargas. Estamos volviendo a proyectar un nuevo Cumbiódromo, pero vamos de a poco. 

En el 2019 Viento Norte había realizado un show en el Guido Miranda con grandes invitados, entre ellos Gerardo de Los Chaques, y ese material audiovisual quedo truncado por la pandemia.

-       ¿Y cúales fueron los proyectos que se quedaron truncados por la pandemia? 

-       Todo lo que estamos emprendiendo ahora son proyectos que cancelamos el año pasado. Cada proyecto requiere cierta financiación que no tiene forma de sostenerse si no hay movimiento. Si el sector logra reactivarse y todo marcha bien, vamos a poder idear y concretar cosas nuevas. Por el momento vamos arrancando despacito.

-       Hubieron varias líneas de ayuda a nivel nacional y provincial que en general se aplicaban de manera individual y cada uno decidió si recibirlas o no. Desde ya, algunas sirvieron para alivianar cosas personales y otras para financiar pequeños proyectos. Participamos de algunas convocatorias grupales que nos sirvieron para producir algún contenido y mantenernos más activos, como el mini concierto Músicas Esenciales que se puede ver en YouTube.

-       ¿Ya se puede prensar en un nuevo cumbiodromo? 

El cumbiodromo es uno de los show mas convocantes de la región, si bien no se puede llevar adelante por las restricciones sanitarias, pensar en una posible fecha no está tan alejado.

 

-       Mas o menos. Es muy complicado diseñar un evento tan grande en un momento tan incierto. El panorama actual es mucho mejor que hace unos meses y eso nos ayuda a vislumbrar una posibilidad quizás para fin de año.

-       ¿Cómo es reinventarse constantemente para no caer siempre en lo mismo y aburrir al público?

-       Reinventarse no es un concepto que tengamos presente de un modo consciente. Creemos que es parte de la evolución natural del grupo ir cambiando, salir de los moldes, probar cosas nuevas para no aburrirnos nosotros mismos. Somos inquietos en ese sentido y en el camino vamos animándonos a transitar cosas inexploradas. Ese es el espíritu de nuestro próximo disco, donde nos animamos a jugar con el género sin prejuicios, con el fin de divertirnos y proponer una nueva sonoridad.

-       Después de pasar esta pandemia ¿cómo se imaginan la “nueva normalidad”? 

-       Notamos que hay una necesidad enorme de encontrarse con el otro sin restricciones, de festejar sanamente y celebrar la vida después de la tormenta. Llegado el momento, ese será nuestro deber y ahí estaremos.

-       ¿Cambia en algo la respuesta que tenían antes de la pandemia sobre si se puede vivir de la música?

-       Es muy relativo. Una situación tan inusual hizo que muchas profesiones, incluso de las más tradicionales, no puedan autosustentarse y cada individuo tiene distintos costos para vivir. Algunos hemos podido mantenernos dando clases, produciendo, dando conciertos virtuales y en otros casos no fue suficiente.

La banda vuelve a ponerse las camisas llamativas, desempolvar los instrumentos y dejar el tapaboca antes de subir al escenario para ponerle ritmo y sabor al domingo chaqueño.
Notas Relacionadas