Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/206774

Desafíos de un mundo pospandemia: repensar el rol de los municipios

A partir de la temática que adopta la publicación especial de NORTE, creo que es oportuno hacer un alto, y re-pensar en “el municipio y su rol”, los nuevos desafíos, multiplicados ante un mundo pospandémico. Las transformaciones que se fueron generando en la organización institucional de los pueblos a lo largo de siglos y años, modificaron también la relación de fuerzas, expectativas y responsabilidad de los gobiernos locales.

Transformaciones que fueron producto de procesos económicos, sociales, políticos, filosóficos, etcétera, a nivel mundial. Por ejemplo: la Revolución Industrial, que modificó las relaciones laborales, la velocidad de transferencia del conocimiento, la producción en serie. ¿Cómo impactó todo eso en el orden local? Fuertes migraciones internas, desordenada urbanización, mano de obra barata. Sin embargo, se instaló la idea que el industrialismo era la única garantía de progreso.

Hugo Sager, presidente de la Cámara de Diputados del Chaco.  

Llegó la Primera Guerra Mundial y la crisis de los años 30. Se hizo necesario revisar conceptos. Los planes de recuperación incluyen una nueva teoría económica (Teoría económica de Keynes), que legitima la intervención del Estado y otorga valor sustancial al capital humano; aparece por primera vez el concepto de Desarrollo, diferenciándose del crecimiento económico.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial, en el plan de reconstrucción ideado por Marshall, comienza a aparecer en los documentos oficiales ese concepto de Desarrollo. Se inicia un periodo definido como el Estado de Bienestar, al que suscribieron en su mayoría los países occidentales. Sin embargo, los hechos del Mayo Francés (1968) y la crisis del Petróleo de 1973, pusieron en tela de juicio este proceso y comienza a pensarse en términos de crecimiento sustentable: la necesidad de nuevas fuentes energéticas, el crecimiento en armonía con el ambiente que lo rodea y la opinión de los habitantes locales.

Lentamente comienzan a tomar protagonismo las unidades políticas más próximas a la gente.

LA ARGENTINA EN LOS ‘90

Durante los años 90’, en nuestro país, se dio el proceso denominado Reforma del Estado, consecuencia de las políticas del Consenso de Washington, que incluyó entre otras cuestiones, la descentralización en los tres niveles del Estado argentino.

Dicha gran Reforma del Estado, implicó una reasignación y redistribución del esquema tradicional de administración, y obligó a adoptar una nueva modalidad de gestión, máxime que trajo consigo un alto nivel de desempleo ante el cierre de empresas públicas (por achique del gasto público) y privadas (por vicios de la economía); dato que no fue ni es menor para el municipio, pues el empleado-desocupado vive en un territorio municipal.

CAMBIOS DRÁSTICOS

Hasta los años 90’, la gestión municipal se centraba, casi exclusivamente, a brindar los servicios básicos, los ABL (Alumbrado, Barrido y Limpieza), control del cumplimiento de las normas de convivencia, asistencia social a la medida de sus posibilidades locales; sin embargo, ello se modificó sustancialmente, porque las exigencias colectivas y el contexto económico mundial así lo demandan. Ya no fue, ni es actualmente, suficiente mantener las luminarias en funcionamiento, hoy son parte de las incumbencias y agenda del gobierno local posicionar el territorio a la inversión, al turismo, intervenir en el ámbito de la Seguridad, la Salud, la Educación, ser generador de empleo; entre otros, asume un rol más protagónico y activo en políticas locales buscando mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Cabe aclarar, que la gran mayoría de los municipios no estaban preparados para esa tarea: ni económica, ni profesional o dirigencialmente; agravado con la heterogeneidad territorial: no es lo mismo la producción de ladrillos, miel o plantasen el Gran Resistencia, que en el Impenetrable Chaqueño o en el Sudoeste Provincial. En aquellos, esta incipiente experiencia de economía local no funcionó por lo que la migración de su población fue inevitable. En otros, pudieron acompañar y respaldar al emprendurismo local, pese a que el capital humano no estaba acostumbrado a asumir riesgos con su patrimonio, la historia de las personas del pueblo, estaba trazada por ser excelentes obreros y empleados, con ingresos fijos mensuales y cumpliendo horarios predeterminad; exigía un cambio de actitud.

Esta breve reseña de nuestra historia, nos lleva ineludiblemente a profundizar en el concepto de Desarrollo Económico Local que es el proceso de transformación de la economía y de la sociedad local orientada a superar las dificultades y retos existentes, que buscan mejorar las condiciones de vida de su población, mediante acciones coordinadas entre los diferentes agentes sociales y económicos locales (públicos y privados) aprovechando los Recursos propios (Endógenos) - cambios cualitativos-.

Cobra vital importancia, el Capital Social de cada localidad que mediante enlaces de cooperación con agentes externos puede capturar recursos humanos, técnicos y monetarios para contribuir a la estrategia de Desarrollo. Y vuelvo a insistir, no sólo pretender el crecimiento económico, ligado con variables macroeconómicas, que apuntan a cambios cuantitativos, sino a introducir cambios cualitativos.

REVALORIZACIÓN DE LO LOCAL

Hay que revalorizar lo local: el territorio, la cultura, laidentidad, lo que hace diferente y único a un municipio respecto del municipio vecino; re- evaluar los roles de los funcionarios (perfil, funciones, modelos de gestión, etcétera), plantearse metas, objetivos, trazar el camino a seguir, evaluar.

Cuando me refiero a revalorizar lo local, quiero decir que debemos, en primer lugar, detenernos a observar, a revisar nuestra historia, rescatar lo que puede estar perdido u olvidado, comenzar por la identidad del pueblo o ciudad, e identificarlo; sólo cuando tengamos claro quiénes somos podremos insertarnos de modo eficiente, y sin riesgos de ser absorbidos por un mundo tan conectado como tan centrífugo.

Definido el perfil que tenemos, que deseamos y que podemos dar a lo local. Elaboremos un Plan Estratégico de Desarrollo Local. Y esto puede (y debe) hacerse a partir de: a)un acuerdo entre instituciones y actores significativos de la localidad para formular e implementar un Plan de Desarrollo, con reuniones de sensibilización y toma de conciencia, impulsadas por las autoridades locales; b) Conformar un Equipo Técnico Local; c) Llevar adelante talleres de Diagnóstico Participativos, consensuando los principales problemas de la comunidad en temáticas productivas, sociales y territoriales; d) conformar un diagnóstico que incluya las Fortalezas, Debilidades y Oportunidades de la comunidad para poder encarar con éxito un Plan de Desarrollo; e) armar una cartera de Proyectos Prioritarios; f) Convalidar las acciones a desarrollar ante una gran Asamblea Comunitaria. Esto último garantiza que las políticas a llevar adelante a mediano y largo plazo, se transformen en Políticas de Estado local y deban ser incluidas en las plataformas partidarias, en cada contienda electoral.

De la mano, viene, o debería acompañar a la transformación, el rol de los funcionarios. Se requiere un cambio de perspectiva, abandonar la figura del buen vecino, se debe asumir riesgos, trabajar en equipo, articular entre lo público y lo privado, programar las acciones, detenerse a observar. Tener capacidad de gestión, principalmente para fortalecer la infraestructura social básica: Energía eléctrica, Agua Potable, Cloacas, Asfalto, Gas natural, Infraestructura Escolar, conectividad, acceso social a la Tecnología (internet, Pc domiciliaria, Netbooks,), fomentar la Economía del conocimiento, favorecer el arraigo rural, etc.

Adquieren fundamental importancia, los Liderazgos locales, pues éstos procesos para alcanzar el éxito, deben llevarse adelante a lo largo del tiempo, y con análisis temporales, que sirvan para corregir los errores cometidos, e introducir las necesarias modificaciones, que impone la dinámica de un plan. Acciones y decisiones, que no siempre garantizan votos. El verdadero Líder local tiene como objetivo el Desarrollo de su comunidad. La consecuencia es el apoyo popular.

Ecuación inversa a la de un caudillo. Pero esto da para una discusión mucho más profunda que podemos hacer en otra oportunidad.

LO QUE TAMBIÉN HACE FALTA

Por último, ¿qué más se necesita? Gobiernos Nacionales y Provinciales que estimulen y acompañen estas acciones, ampliando ofertas educativas (en todas sus modalidades, especialmente Terciarias y Universitarias públicas), fomenten la integración regional, respeten y apoyen las identidades culturales, etcétera.

Todo lo dicho, es el reflejo de nuestra historia, la Nación se gestó en torno a los municipios, la organización política y social fue “desde abajo hacia arriba”, nunca, o casi nunca, es de arriba hacia abajo. Tanto la Constitución Nacional como la Constitución Provincial, la primera como mandato hacia las Provincias, estructuran, exigen y garantizan el régimen municipal autónomo, para lograr mayor eficiencia y descentralización operativa, con amplia participación en la elaboración y ejecución de los planes de desarrollo regional y en la realización de obras y prestaciones de servicios que los afecten en razón de la zona. ( Preámbulo, artículos 182 a 206 de la C.P.)-

Finalmente, usted que llego al final de la nota, acompañándonos con su lectura se preguntará si esto es posible en Chaco. Con orgullo podemos decirle que varias localidades, en los últimos años, lo vienen haciendo, pero que necesitamos replicarlo y profundizarlo. Los verdaderos cambios, como dice la canción “ Crecen desde el pie…”.


(*) Presidente de la Cámara de Diputados del Chaco. 

Notas Relacionadas