Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/206660

Se fracturó la cadera hace casi un mes y no recibe la prótesis que pidió a su obra social

Se trata de Víctor Hugo González tiene 74 años. Fue empleado municipal durante 38 años y pide celeridad para resolver el trámite al INSSSEP. 

Víctor Hugo González tiene 74 años y pide urgente que se le provea una prótesis para una fractura de cadera que sufrió hace casi un mes.

El hombre vivía en la ciudad de Resistencia hasta finales de 2020. Por su edad y su desmejorado estado de salud una de sus hijas lo llevó a vivir con ella a la ciudad de Ríos Gallegos, provincia de Santa Cruz. 

El pasado 31 de mayo Víctor Hugo se cayó y se fracturó la cadera. Rápidamente recibió atención médica, fue internado y el médico le hace saber que necesita una prótesis. Los pasos a seguir iban a ser continuar medicándolo durante una semana, el tiempo normal estimado de llegada de los insumos solicitados. 

Pese a las múltiples consultas y pedidos de la familia la prótesis jamás llegó. “El expediente a mi tío recién lo iniciaron el 8 de junio y le dicen que tienen que esperar que desde las oficinas centrales de INSSSEP en Resistencia tienen que autorizar la erogación”, indicó una sobrina del paciente. “Personalmente le envié mensajes al presidente del INSSEP, doctor Antonio Morante y aún no recibí ninguna contestación”, aseguró a NORTE Roxana Medina, sobrina del paciente. 

Aunque Víctor Hugo ya recibió el alta, continúa esperando la prótesis para continuar con el tratamiento. “Si a él hoy Morante le autoriza la prótesis, en el Hospital Regional Río Gallegos no tienen ningún problema en realizar la intervención quirúrgica de forma inmediata”, informó Roxana. 

Por el momento lo único que pasó es que su hija se hizo cargo de los costosos medicamentos. Mediante una gestión en el trabajo de una de las hijas de Vpictor Hugo, pudieron conseguir una cama ortopédica para que pueda descansar en la vivienda familiar. Asimismo, necesita un colchón antiescaras que debido al alto costo aún no pudieron adquirir. 

Todos esos insumos fueron pedidos a su obra social y hasta ahora no obtuvieron respuesta alguna, aun cuando el ciudadano mes a mes recibe los descuentos correspondientes de INSSSEP en su recibo de sueldo. 

Da bronca e impotencia porque trabajó casi cuarenta años de su vida para que ahora cuando necesita por un tema urgente de salud tengamos que estar pagando nosotros para que ellos cuando puedan y tengan nos repongan lo que gastamos. Hace casi un mes que está esperando que su obra social lo ayude, es indignante”, concluyó Roxana.