Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/206431

Adiós a Juan Forn, el escritor que cambió la manera de leer y escribir

El escritor, traductor y editor Juan Forn, autor de obras como “Nadar de noche”, “Frivolidad” y “María Domecq”, falleció el domingo a los 61 años tras sufrir un infarto.

El legado del escritor, traductor y editor Juan Forn, que falleció este domingo a los 61 años tras sufrir un infarto, tiene tantas ramificaciones como los múltiples oficios ligados a la escritura que desempeñó y lo convierten en simultáneo en el autor de un corpus narrativo insuperable integrado por obras como “Frivolidad”, “María Domecq” y “Nadar de noche”, en el gran descubridor de narradores como Rodrigo Fresán, Mariana Enríquez o Camila Sosa Villada, y en el artífice de una saga de crónicas que sintetizan su poder de captación de una realidad que siempre eligió narrar por fuera de la coyuntura o la obviedad.

Fue emblema de una nueva generación que vino a romper con los estereotipos asociados a lo que “debía ser” el escritor en la Argentina.

Escritor, traductor, editor, fundador del Suplemento Radar, columnista de Página/12 y actualmente director de la colección Rara Avis de editorial Tusquets, Forn se transformó en un nombre insoslayable de la literatura argentina con su novela “Corazones cautivos más arriba” (1987), aunque su consagración llegó cuatro años más tarde con la antología de relatos “Nadar de noche”, donde se destaca el potente relato homónimo en el que rinde cuentas con la figura ausente de su padre.

Hijo de una familia acomodada, había nacido el 5 de noviembre de 1959, en Buenos Aires. De niño veraneaba con sus padres y su familia en La Cumbre, Córdoba. Alguna vez contó que fue un niño retraído, que leía cómics todo el día, y que su madre era muy sobreprotectora con él.

Integrante de una generación que se formó durante la dictadura, se convirtió en emblema de una nueva generación que vino a romper con los estereotipos asociados a lo que “debía ser” el escritor en la Argentina. Fueron conocidos como los “rockeritos”, por su asimilación del lenguaje y los modos de vida de muchos de los músicos de ese movimiento, con los cuales solían compartir salidas y tertulias nocturnas.

Notas Relacionadas